En relación con el español, es curioso cómo en algunos dialectos italianos meridionales se pone en evidencia la influencia que ha tenido la dominación española y las huellas que ha dejado en la lengua. Un ejemplo muy difundido es el uso del verbo tenere (tener) en lugar de avere (haber): io tengo una macchina, en vez de io ho una macchina.

Pretérito perfecto del italiano: verbos auxiliares essere y avere

En italiano se usa más el pretérito perfecto (he ido) que el pretérito indefinido (fui), cuyo uso hoy día está casi limitado al uso literario, aunque es notorio cuánto más se usa en el sur (siempre por la influencia española) que en el norte de Italia.

En español sólo se usa el verbo haber como auxiliar, mientras que el italiano alterna entre el essere (ser) y avere (haber), según el verbo que acompañe.

Los verbos que requieren el verbo essere son los impersonales (por ejemplo, nevar), los reflexivos (por ejemplo, peinarse), los verbos de movimiento (por ejemplo, llegar) y los verbos “servili”: dovere (deber), potere (poder) y volere (querer).

Ejemplos de verbos reflexivos

Hay verbos que son reflexivos en español, pero no en italiano, como por ejemplo curarse (guarire), caerse (cadere), morirse (morire), reírse (ridere), quedarse (rimanere, restare).

Errores en el uso del tiempo futuro

El italiano usa más el futuro, ya que no dispone de la forma española ir + infinitivo (más tarde voy a ir). En español, la forma futura del verbo amar de primera persona singular es amaré, mientras que en italiano es ameró. Este simple cambio de vocales es responsable de muchos errores en el aprendizaje de los verbos en el nivel inicial.

Verbos en imperativo:

Cuesta mucho al alumno liberarse de la costumbre de reproducir las formas italianas y sobre todo en un caso en particular. La forma negativa del imperativo en italiano se realiza sólo con la negación, sin necesidad, como en español, de recurrir al subjuntivo: non (no) + infinitivo del verbo. Frecuentemente, los italianos reproducen esta estructura en español: non dire (no decir), en lugar de no lo digas.

Uso del subjuntivo en italiano

En italiano se utiliza el subjuntivo en todas las proposiciones subordinadas que expresen opiniones personales y subjetivas como los estados emocionales (miedo, deseo, esperanza), mientras que las reglas que siguen los verbos españoles son las siguientes:

  • Verbo de opinión + que + indicativo-----frase afirmativa.
Creo que tiene.

  • Verbo de opinión + que + subjuntivo-----frase negativa.
No creo que tenga.

Tanto en la frase negativa como en la afirmativa, en italiano siempre se usa el subjuntivo, por lo que comúnmente se cae en el error “no pienso que es verdad”, en vez de no pienso que sea verdad.

Construcción de algunos verbos con preposiciones:

  • Pensar: en italiano se usa “pensare a” y no “pensar en”. Son dos formas distintas de expresar los mismos conceptos. En el caso de “pensar a” se indica la finalidad del pensamiento, hacia dónde va la reflexión y en el otro caso se habla del tema en el cual se piensa.
  • Contar: en italiano se dice “contar sobre” y no “contar con”, es como decir que uno se apoya en alguien para conseguir un objetivo, en lugar de contar con la colaboración de alguien.
A menudo, el parecido entre los dos idiomas y la facilidad de entendimiento no incentivan al estudiante. Hay que tratar de solucionar los errores a tiempo porque, de lo contrario, los problemas iniciales se transforman en defectos persistentes y difíciles de corregir en los niveles superiores.