La influencia de la lengua materna es particularmente grande cuando las lenguas tienen un parecido tipológico que facilita el aprendizaje en la fase inicial, sobre todo a nivel comprensión, pero que puede encontrar dificultades en los niveles más avanzados.

Abecedario español e italiano: diferencias

La mayor distancia entre el italiano y el español se encuentra en la fonética y la fonología. La similitud gráfica de las palabras lleva a los errores de pronunciación.

El alfabeto español tiene pocas dificultades, y la escritura es “fonética”, en el sentido de que puede determinarse la pronunciación exacta de una palabra jamás escuchada sólo con leerla.

El inconveniente está en las letras que no existen en el abecedario italiano o las que tienen sonidos muy diversos. Las “antiguas” letras ch y ll están ausentes como letras, pero sí existen los sonidos. En italiano el sonido de la ch corresponde a las sílabas ce, ci (cena, cioccolatto), por lo que es muy común que el alumno italiano pronuncie cena y cine con la letra ch.

El sonido de la ll corresponde a la doble l italiana. Aquí hay que observar que en italiano es muy común el uso de las dobles consonantes, que distinguen claramente significados: casa - cassa (casa habitación-caja). Esta es una característica poco presente en el resto de las lenguas del mundo.

La letra j no existe en el abecedario italiano y no tiene un sonido equivalente, por lo que es de muy difícil adquisición. El nombre Jorge presenta dificultad, pues no sólo tiene la letra jota, sino que además tiene la g con sonido de j.

La letra ñ tampoco existe en italiano, pero no es problema pues sí existe como sonido (lasagna).

Diferencias en el uso de los artículos

En muchos casos se produce la elisión del artículo determinado o indeterminado cuando la palabra que le sigue empieza por vocal, ya que en italiano es obligatoria la elisión (el amor – l’amor).

También se produce la contracción del artículo con la preposición que le precede, como por ejemplo: se escuchan en las mismas canciones – se escuchan nella mismas canciones.

En español este fenómeno sólo se produce con las contracciones al y del, mientras que el italiano presenta un mayor número de posibilidades de contracción de las preposiciones al unirse con un artículo.

Otro error es la adición del artículo determinado o indeterminado ante adjetivos o pronombres posesivos, ya que este fenómeno es obligatorio en italiano, exceptuando los nombres de parentesco: he oído el suo nombre, es una mi característica, el chico fue un mi compañero.

Ejemplos de sustantivos con géneros distintos en español y en italiano

En italiano el artículo il es masculino y la femenino.

Adjetivos difíciles para un italiano

En español el adjetivo indefinido mucho va seguido de un sustantivo (mucho calor) y la forma apocopada muy va acompañada de un adjetivo o adverbio (muy serio). En italiano sólo existe una forma para expresar la cantidad indefinida, por lo que es muy común que el alumno diga: no estoy mucho de acuerdo o hacía muy tiempo que no la veía.

Preposiciones, diferencias entre español e italiano

Las que ofrecen mayores dificultades son por y para, ya que en italiano existe sólo per para los dos casos: me gusta Costa Rica para la naturaleza, estoy preocupado para ella, no hay problema por mí.

Ejemplos de falsos amigos

Los falsos amigos son palabras idénticas o similares con significado diverso, siendo por esto responsables de muchos errores.

Español - italiano - significado en italiano

  • Andar - andare - ir.
  • Equipaje - equipaggio - tripulación.
  • Guardar - guardare - mirar.
  • Largo - largo - ancho.
  • Mirar - mirare - apuntar.
  • Salir - salire - subir.
  • Espalda - spalla - hombro.
Está comprobado que cuando dos lenguas son tan afines, la distancia entre ellas es tan pequeña que es muy difícil separar los dos sistemas, por lo que son frecuentes los saltos continuos de una lengua a otra en todos los niveles: fonológico, léxico y gramatical.