En el Partido Revolucionario Institucional (PRI) están conscientes de que el 2012 es su gran oportunidad de recuperar Los Pinos; han tenido la paciencia suficiente para esperar que los gobiernos emanados del Partido Acción Nacional (PAN) hicieran todo lo posible por decepcionar al electorado en todo el país, que se cumpliera la profecía de Manuel Gómez Morín, fundador del PAN, sobre que este partido no estaba preparado para llegar al Poder Ejecutivo por estar tan acostumbrado a ser oposición y la eterna fragmentación de la izquierda por sus problemas intestinos.

Además, desde hace unos años en las filas del tricolor se concibió un político que, gracias a una importante proyección en medios de comunicación, ha sabido compensar sus carencias como estadista, lo que lo ha llevado a ser el candidato a vencer para el 2012 de acuerdo a la mayoría de las encuestas; se trata de Enrique Peña Nieto.

Enrique Peña Nieto, el Camelot a la mexicana

Nacido en cuna priista tradicional, cuya familia siempre ha soñado con llegar a la Presidencia de la República desde los años cuarenta. Es un cachorro criado en el seno del Grupo Atlacomulco, ese bastión tricolor que ha proyectado a numerosos personajes políticos que a la larga llegaron a ser muy poderosos, como Carlos Hank González, Ignacio Pichardo Pagaza, Roberto Madrazo, la familia Del Mazo, Arturo Montiel y ahora su hijo político, Enrique Peña Nieto, es en estos momentos el mejor posicionado para ser el próximo habitante de la Residencia Oficial de Los Pinos. Políticamente hablando, se trata de un producto híbrido, que pudo amalgamar a los dinosaurios del viejo régimen con los tecnócratas tricolores que gobernaron al país hace dos décadas.

No obstante, la trayectoria política de Enrique Peña Nieto se caracteriza por ser insipiente. En sus inicios desempeñó algunos cargos dentro del PRI, siempre por debajo de políticos de mayor presencia como Emilio Chuayfett y Arturo Montiel, quien a la larga fue su mentor que lo impulsó para que en el 2002 fuera diputado local por el XIII Distrito con sede precisamente en Atlacomulco, y después candidato a la gubernatura del Estado de México, que finalmente consiguió el 15 de septiembre de 2005.

Cabe destacar que la campaña de Enrique Peña Nieto en ese año se caracterizó por una fuerte proyección mediática de su imagen, la cual llamó la atención de varios sectores de la población, en especial el femenino, quienes demostraron una capacidad de acción sin precedente en las redes sociales y en la campaña en tierra. Se produjo una especie de fascinación poco usual en la política mexicana.

Peña Nieto y la televisión

Ya instalado en el gobierno estatal, Peña Nieto dio rienda suelta a hacer realidad sus compromisos de campaña, sobre todo los más vistosos y los más impactantes desde el punto de vista mediático, como los hospitales, carreteras y universidades.

Comenzó entonces a llamar la atención de los analistas el hecho de que Enrique Peña Nieto y sus actividades se convirtieron poco a poco en una noticia obligada para los espacios AAA de Televisa, como el de Joaquín López Dóriga (cosa que no se hacía con otro gobernador) y los millonarios presupuestos de su gobierno destinados a la comunicación social.

Por otra parte, su compromiso matrimonial con la actriz Angélica Rivera le dio la oportunidad de vincularse con otros artistas de Televisa, como Lucero, que participaron activamente en sus spots gubernamentales, además de que le abrió la puerta a otros espacios mediáticos, como las revistas de espectáculos, del corazón y del jet set, estableciendo así todo un Camelot en el sistema político mexicano.

El Peña Nieto detrás de cámaras

No obstante lo anterior, el trabajo de Enrique Peña Nieto al frente del gobierno del Estado de México no fue digno del cuento de hadas que siempre quiso proyectar en Televisa.

En su administración los índices de criminalidad en todas sus expresiones aumentaron considerablemente, nunca ofreció soluciones efectivas al sector de la población que año con año se inunda hasta el cuello por el desbordamiento de ríos y las constantes rupturas de canales durante las lluvias, y en materia de justicia quedó a deber cuentas a la sociedad el conocido caso de la niña Paulette Gebara Farah y por la brutalidad, los homicidios, el abuso de poder y hasta las violaciones sexuales por parte policías estatales mexiquenses durante la crisis con los pobladores de San Salvador Atenco en el 2006, y que muchos de ellos quedaron impunes a pesar de que estaban plenamente documentados hasta por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y otros organismos internacionales.

¿Qué ventajas tiene Peña Nieto como candidato a la presidencia?

Para ciertos sectores de la población, resulta un personaje atractivo, joven y novedoso, nada que ver con los “dinosaurios” tricolores.

Tiene detrás el apoyo de la televisora más grande e influyente del país: Televisa.

Cuenta con los recursos y una fuerte maquinaria político electoral, que es la del PRI.

El PRI maneja el concepto de “Unidad Nacional”, lo que hace que gente del partido que no está de acuerdo con Peña Nieto lo apoye incondicionalmente.

La decepción que el PAN generó en muchos mexicanos tras la alternancia del poder desde el año 2000.

Y sobre todo, que muchos de los que votarán en el 2012 son jóvenes, por lo que tienen pocas referencias de lo que es el PRI y su historia en el Poder Ejecutivo.

¿Qué desventajas tiene Peña Nieto como candidato a la presidencia?

Para varios analistas como Enrique Krauze, es un político de mucha imagen, pero poca sustancia. Carece de habilidades para improvisar su discurso y eso lo ha llevado a tropezar en varias presentaciones públicas.

Peña Nieto fue criado en el PRI tradicional, ya que sus principales mentores durante su carrera política son los mismos “dinosaurios” y “tecnócratas” del Grupo Atlacomulco que gobernaron el país durante 70 años, por lo que no se espera algo diferente si llega al poder

En su campaña están involucrados personajes considerados “oscuros” en la política mexicana, como Carlos Salinas de Gortari lo que en cierta manera deteriora su imagen pública.

Por todo esto ¿Enrique Peña Nieto es el mejor candidato para ser el presidente de México del 2012 al 2018?

Quedará en manos de los electores el primero de julio.