La babesiosis o piroplasmosis es una enfermedad causada por el protozoo Babesia canis, un parásito intracelular que destruye los glóbulos rojos de la sangre y puede dañar numerosos órganos del animal. Su tipología es muy similar a la malaria provocando también, en la mayor parte de los casos, una anemia hemolítica.

Las garrapatas: ácaros portadores de la babesiosis o piroplasmosis

Las garrapatas portadoras de la babesia pertenecen a la familia de las Ixodidae. De una garrapata hembra infectada pueden nacer de 2.000 a 8.000 larvas, las cuales todas son portadoras de la enfermedad. Concretamente la Rhipicephalus sanguineus, que habita fundamentalmente en las áreas de clima cálido y la Reticulatus dermatocentor residente en zonas más frías, son las causantes de la enfermedad. Estos ácaros ocupan muchas zonas en Asia, Europa, América y parte de África.

Babesiosis en perros: cómo se transmite la babesia

La transmisión de la enfermedad se produce mediante la garrapata, la cual se infecta mientras se alimenta de la sangre de un perro portador y transmite el agente causal de la enfermedad a otros perros. El protozoo Babesia canis, una vez en el torrente sanguíneo se asienta en los glóbulos rojos donde comienza a multiplicarse. Su periodo de incubación suele durar entre 7 y 14 días.

La salud del perro: diagnóstico de la babesiosis

La Babesia canis provoca una anemia hemolítica a causa de la destrucción de los glóbulos rojos con una intensidad variable dependiendo del grado de infección, la edad del perro, su estado inmunológico y la presencia simultánea de otros agentes patógenos de complicación. Puede llegar a causar la muerte en perros inmunodeficientes.

Como detectar la babesia en los perros: síntomas

No es fácil para los dueños detectar a simple vista esta enfermedad. Uno de los síntomas e indicios más comunes es la pereza, fiebre intermitente, escaso apetito y un bajo estado de ánimo. Es muy complicado su diagnóstico con una seguridad total si no se le realiza un análisis de sangre o serología.

Tratamiento de la babesiosis en perros

En los casos más leves de la enfermedad no es necesario recurrir a tratamiento alguno ya que el sistema inmunitario de un animal con salud es capaz de neutralizarla. En los casos donde la enfermedad esté más agudizada, tradicionalmente se recurre a la clindamicina, un fármaco que en ocasiones puede causar alguna reacción alérgica leve en el animal. En la actualidad, existen numerosos antibióticos idóneos para evitar posibles daños colaterales en sus órganos internos a causa de la enfermedad.

Cómo prevenir la babesiosis en los perros

La prevención de la enfermedad más eficaz es el uso de pipetas o collares, además de comprobar el pelaje de forma frecuente al animal y sobre todo si se reside o visita una zona de riesgo. Existen también diversos medicamentos preventivos si se va a zonas endémicas con una duración aproximada de cuatro semanas.

Pero sin lugar a dudas, la mejor forma de prevenir la babesiosis, o al menos conseguir neutralizarla a tiempo, es mantener al perro en perfectas condiciones, con una alimentación adecuada y bajo la supervisión de un veterinario, el cual velará por el estado de salud de nuestra mascota y nos aconsejará cuál es la mejor manera de prevenir esta u otras enfermedades comunes entre los perros.