La piel es el órgano más grande no solo en humanos, sino también en otros mamíferos como perros y gatos. Es la principal barrera contra enfermedades, afecciones y heridas, y también susceptible a las mismas. A continuación algunas enfermedades de piel y su tratamiento. Hay que resaltar que el tratamiento para el perro no necesariamente es el mismo para el gato.

Atopía en perros y gatos

Se refiere a la comezón en la piel ocasionada por algún tipo de alergias a sustancias ambientales, de forma cutánea, oral (por alimentos) o inhalada y puede existir una predisposición hereditaria a esta afección.

Los síntomas pueden presentarse incluso a temprana edad y mostrar comezón en las patas, mientras que la piel se irritará debido al rascado. En algunos casos las orejas pueden presentar inflamación. Hay que estar atentos en caso de rascado y frotado constante de patas, cara y orejas, así como el mordisquearse las patas. El veterinario revisará y hará un raspado de piel (con un bisturí o pequeña navaja raspa la piel afectada, coloca en un portaobjetos, añade una gota de aceite mineral, coloca un cubreobjetos y observa en el microscopio) para descartar sarna u hongos y después prescribirá antihistamínicos, corticoides, ciclosporina (solo para perros), baños medicados o suplementos de ácidos grasos esenciales e incluso antibióticos, en caso de infecciones. Se recomienda evitar los alérgenos que detonen la atopía.

Alopecia en perros y gatos

Se refiere a la pérdida de pelo en alguna o varias zonas del cuerpo y puede ser causada por rascado o masticado. El veterinario revisará si hay irritación en la piel, presencia de pulgas y hará un raspado para descartar sarna, micosis u otros parásitos. Dependiendo qué denote la alopecia prescribirá el tratamiento adecuado (otra causa puede ser el síndrome de Cushing o problemas endocrinológicos).

Pioderma en perros y gatos

Es una infección de la piel de origen bacteriano y puede ser desde superficial hasta profunda (debajo de la piel). En el primer caso hay mucha comezón y rascado, piel enrojecida, pústulas y supuración. El veterinario revisará y hará un raspado de piel, e incluso puede requerir de un análisis sanguíneo. De ser positivo, requerirá de antibióticos, champú especial y ungüentos que contengan peróxido de benzolilo o clorhexidina. Si hay además pulgas, se prescribirá el tratamiento indicado para evitar empeoren el problema.

Seborrea en perros y gatos

Más que una enfermedad, es un síntoma. La seborrea puede ser seca u oleosa y de la identificación de esta dependerá el tratamiento y tipo de champú a utilizarse (baños medicados donde se dejará el producto por unos 15 minutos antes de enjuagar perfectamente), ya que puede haber infecciones debidas a levaduras y bacterias.

Hay que indicar al veterinario si primero hubo rascado continuo o si este vino a partir de presentarse lesiones en la piel. El médico realizará una revisión, es posible que haga un raspado en la piel y, en dado caso, requiera citología o biopsia. Dependiendo el diagnóstico, el perro puede necesitar de antibióticos o antifúngicos incluso por varias semanas hasta erradicar el problema.

Lesiones en la piel, perros y gatos

Son ocasionadas por una amplia variedad de enfermedades y afecciones: tumores pancreáticos, bacterias, cáncer, lupus, pioderma, sarna (demodésica o sarcóptica), alergias alimentarias. Incluso hay que verificar si el mismo animal se ha autoinfligido las lesiones. Cualquiera que sea su origen, suelen estar presentes infecciones bacterianas y posiblemente se prescriban antibióticos.

Es importante el historial médico del animal y contestar verazmente las preguntas del veterinario para ayudarlo a hacer un diagnóstico correcto. Dependiendo de este, prescribirá algún champú medicado, así como medicinas orales y es importante también saber si es contagioso a humanos: en ese caso, se utilizarán guantes para el manejo de la mascota y aplicación del tratamiento prescrito.

Sarna demodécica (demodicosis) en perros

Causada por un ácaro microscópico, Demodex canis, es normal su presencia en la piel del perro, no es contagiosa, pero algunos perros desarrollan lo que se conoce como sarna demodésica. La forma localizada suele presentarse en cachorros con el sistema inmunológico deprimido: hay enralecimiento del pelo alrededor de ojos, hocico y parte frontal de las piernas.

En el caso de la generalizada, comienza como la anterior y puede ser juvenil (se auto-cura conforme madura el sistema inmunológico) o adulta, más difícil de tratar, ya que es resultado de otra enfermedad (cáncer, problemas endocrinológicos o metabólicos) o una terapia inmunosupresora (esteroides). La presencia de esta afección es otra razón para esterilizar a las mascotas, ya que hay una predisposición genética. Se muestra como enralecimiento, falta de pelo y posterior enrojecimiento y laceraciones en la piel. Los tratamientos (amitraz e incluso ivermectina) son largos y deben seguirse al pie de la letra para erradicar los ácaros.

Estas son solo algunas enfermedades de la piel. Siempre se recomienda la consulta de un veterinario experto y solo este puede prescribir el tratamiento adecuado.