Cheila es una transexual que vuelve de Canadá a Venezuela para pedirle a su familia que hipotequen la casa que con esfuerzos les dejó para hacerse la cirugía de cambio de sexo. A su regreso la encuentra descuidada y llena de hermanos, cuñadas y sobrinos, inhabitable. La película fue múltiples veces galardonada en el Festival de Cine Venezolano de Mérida 2009, y la actriz transexual que le da vida a la protagonista, Endry Cardeño, ganó como “Mejor Actriz”.

Durante el tiempo que estuvo filmando "Cheila, una casa pa maíta" en Venezuela, Endry estuvo recorriendo varias urbanizaciones del estado Miranda, la costa varguense y los Andes, pudo además trabajar en una obra de teatro en Caracas llamada “La Perla Negra, el amor regresa desde la muerte”.

Ella es él, actriz transexual

Endry Cardeño nació en Cúcuta hace 35 años. Su niñez y adolescencia estuvo preñada de la binacionalidad que se desprende de vivir en la frontera. “Crecí viendo a sus actrices y reinas, me crié con la cultura venezolana. Me se el Gloria al bravo pueblo (himno nacional de Venezuela), me falta es la cédula”. Orgullo binacional, nunca mejor dicho.

Me considero un hombre homosexual transexual que trabaja desde lo femenino”. Así, sin titubeos cuenta por el hilo telefónico. “Yo soy materialista. Materia-lista para trabajar en todo papel al que me llamen, aunque me gustaría hacer unos donde no me cuiden el rimel y el flequillo (pollina), que la trama no ronde mi sexualidad pero esté patente, puedo ser prostituta o peluquera, claro, pero que brinque de un camión explotando o pelee”.

Producida y distribuida por Amazonia Films, fue financiada en su totalidad por la Fundación Villa del Cine y proviene del guión de la obra de teatro “La quinta Dayanna”, de Elio Palencia en manos del director Eduardo Barberena. También actúan Victoria Alemán y Aura Rivas como “maíta” y la abuela, así como José Manuel Suárez como “Cheíto”, quien sería la protagonista en su etapa adolescente.

Violencia y tragedia en transexuales

No soy Cheila pero he conocido muchas, conozco de cerca las que han sido abusadas, manoseadas, manipuladas, rechazadas por sus familias, que se aprovechan del sufrimiento y menosprecian, pero en mi caso mi mamá no actuó así conmigo. En algunos casos, es preferible que algunos familiares te abandonen y no que se queden para hacerte daño”. No es ningún descubrimiento inferir que la violencia –incluso sexual-, el rechazo familiar y social, las penurias económicas y los dilemas existenciales rodean la existencia de los transexuales como el personaje de Cheila.

A Cardeño se le puede recordar por haber interpretado a la tía Luisa Laiza, en la novela de RCN “Los Reyes”. Ella era en realidad un él y había un romance con un vecino quién ni lo sospechaba. Tragicómico personaje que causó mucho revuelo y éxito, siendo la primera actriz de su clase en Latinoamérica y ahora repite en la gran pantalla, pues hizo una película en Colombia llamada “Muertos de susto” apenas terminó la telenovela.

Activista LGBTI, todavía no

Yo estoy muy agradecida con las oportunidades que se me presentan, como imaginarás, no hay muchas oportunidades para audicionar y menos para conseguir papeles, así que asumo el papel de una reina que debe construir el camino y hacer historia por ser la pionera, retirándome con el placer del deber cumplido”. Sale así al paso sobre mudarse al extranjero donde pudiese trabajar más fácilmente, pero rechaza adelantar una labor en pro de los derechos sociales.

Soy una artista, sé que hago lo que hago porque soy lo que soy, así que asumo mi papel también como comunicadora social, porque le doy visibilidad a mi comunidad, a los que son como yo, pero como lo físico se deteriora y acaba, por ahora aprovecharé para sacarle provecho al máximo”. Se vuelca la voz casi en una risa ahora: “cuando todo se me caiga, me meteré a activista, antes ¿para qué?”.

Mujer, hombre, villana, papeles que le faltan

Al contrario de Cheila, Endry no quiere ser “una mujer total”. Está feliz en su condición, como él mismo lo dice, por lo que no se haría una operación de cambio de sexo. Su meta principal, desarrollar una carrera como actriz, lo que ahora le ha dado un espacio en una novela de RCN en el cual hará un “papel muy coyuntural y como te lo comenté, sin tanto cuidado de mi estética femenina”.

Es que aunque no está en su tierna juventud, aún le queda mucho por hacer. “Me cortaría el cabello para lucir masculino para un papel, pero sin dejar de ser un personaje transexual. Aceptaría también un papel totalmente femenino. Todavía no he sido la villana”.