El Universo no deja de sorprendernos con la increíble variedad de astros que contiene. Ya desde hace años se ha descrito a las enanas marrones – “brown dwarf" en inglés - como astros a medio camino entre una estrella y un planeta gigante. Ahora también se habla de la posibilidad de que sea común que las enanas marrones tengan planetas o discos protoplanetarios orbitando a su alrededor, y esto es lo que ha se determinado en por lo menos dos enanas marrones: MOA-2007-BLG-192L y Cha 110913-773444.

Son tiempos de telescopios espaciales y de telescopios terrestres de alta precisión, en los que ya no es sorpresa que aparezcan planetas extrasolares casi todos los días. Y así, y pese a que es una noticia repetida, no deja de sorprender, sobre todo por la posibilidad de que alguno de ellos se ubique en la zona de habitabilidad de su estrella y tenga la posibilidad de albergar vida.

Que es una enana marrón

Pero también están los planetas de las enanas marrones. Las enanas marrones son astros de masa menor a la de una estrella, pero mayores que planetas gigantes gaseosos. En la discusión permanente que los astrónomos tienen respecto de estos astros, se dice que una enana marrón tienen desde 13 hasta 75 y 85 veces la masa de nuestro Júpiter; esta pequeña masa le impide al astro producir las reacciones nucleares permanentes que fusionan el hidrógeno en su núcleo, como en las estrellas. Sin embargo, últimamente la discusión se plantea en términos de considerar como enanas marrones a astros de masas menores, ya que comparten características similares a las de sus hermanas mayores. La temperatura y luminosidad escasas de las enanas marrones, les impiden ser visualizadas como las estrellas, por lo que esa palidez se ha identificado con la denominación de "enana marrón", un astro que se formó con menos gas y polvo interestelar que una estrella y que por lo tanto se mantiene relativamente frío, pero ahí está, vagando con sus protoplanetas o sus planetas, por la galaxia, conforme las reglas universales de la gravedad.

Discos de polvo y exoplanetas alrededor de mini enanas marrones

Desde que el telescopio espacial Spitzer descubrió varios discos protoplanetarios en enanas marrones, las sorpresas no han dejado de aparecer. La mayor de estas es la de una caso que se discute si es una enana marrón, porque tiene una masa equivalente a ocho veces la de Júpiter, con un disco de polvo que se cree que con el tiempo va a formar planetas. Lo curioso de este sistema es que el astro que le da origen es menor que muchos de los exoplanetas encontrados y plantea el dilema de si se trata de un gigante gaseoso errante, más que una enana marrón. Este astro, denominado Cha 110913-773444, está ubicado a unos quinientos años luz de la Tierra, en la constelación del Camaleón y tiene unos dos millones de años de edad; su extrema juventud no impidió que el telescopio Spitzer detectara desde su lente infrarroja su disco protoplanetario, algo realmente sorprendente en términos astronómicos.

Otro caso sorprendente, descubierto en 2008, es el de MOA-2007-BLG-192L, una enana marrón ubicada a unos 3.000 año luz, cuyo tamaño no excede el 6 % del de nuestro Sol y que tiene un exoplaneta de una masa equivalente a 3,3 veces el de la Tierra a una distancia de unos 100 millones de km de su estrella.

Como distinguir una enana marrón de un planeta errante

Recordemos primero que en la galaxia existen planetas errantes, astros formados en algún sistema solar, que fueron expulsados de este, en general en los primeros tiempos de la formación del sistema, cuando las colisiones y las interacciones gravitatorias eran comunes. De esta definición surge que la distinción entre un planeta y una enana marrón es el origen de cada uno. Mientras que el planeta se formó de un disco de polvo y gas que giraba alrededor de una estrella jóven y caliente, la enana marrón se formó como una estrella, es decir el propio gas que se acumuló para formar la estrella es el material de su génesis, aunque no llegó a ser suficiente para iniciar la fusión nuclear del hidrógeno. Si se tomara el criterio del tamaño, el astro Cha 110913-773444 sería un planeta, a cuyo alrededor gira un disco protosatelital, es decir, el astro es un formador de satélites. Algo similar se podría decir respecto del tamaño de MOA-2007-BLG-192L (6 % de la masa del Sol), en este caso con su, ¿planeta o satélite?; en todo caso es un sistema verdaderamente sorprendente.

Ahora bien, las enanas marrones tienen una actividad de fusión, que no es la del hidrógeno, pero si la de un isótopo - átomos de un mismo elemento con diferente cantidad de neutrones y diferente masa - del hidrógeno: el deuterio. Estas reacciones mantienen su calor por un tiempo, y la materia que las forma se contrae lentamente, por eso se calcula que tienen una larga vida y estabilidad en su frialdad y palidez.

¿Las enanas marrones son planetas gaseosos?

Otros sostienen que las enanas marrones son similares a los planetas gaseosos: contienen los materiales de una estrella pero su escasa masa les impide brillar, por lo que desde este punto de vista son como estrellas fallidas y se concluye que no son completamente ni una cosa ni la otra. El que suscribe se adhiere a la teoría de formación de los astros, por lo que la enana marrón es un astro autónomo formado como una estrella y no es un planeta, aunque también adhiere a que tal vez no interesa como se denomine a los astros, sino que lo que queda claro es que en la galaxia y en el universo aparecen cada día nuevos objetos y sistemas muy distintos a lo que concebimos y conocemos, por lo que nada, absolutamente nada de lo que pueda llegar a descubrirse en el universo en el futuro, debería sorprendernos.