Desde hoy, primero de diciembre, los 20 clubes de primera división del fútbol argentino más River Plate, comenzarán a adecuar las instalaciones para empezar a registrar a sus hinchas en el “Padrón Nacional de Aficionados”.

Es un sistema que se implementará para mejorar la seguridad en los espectáculos deportivos en Argentina, que desde hace décadas padece el flagelo de las barras bravas, que manejan muchos negocios en complicidad con dirigentes y autoridades de seguridad.

¿En qué consiste este novedoso y tecnológico sistema?

Todos los hinchas, socios, menores y abonados deberán registrarse en las sedes de sus clubes. Allí se le tomarán los datos personales, las huellas dactilares y una foto.

Con esta información se imprimirá un carné denominado “AFA Plus” que será intransferible, y que cada hincha deberá llevar los días de partido. Dicho carné servirá para adquirir las localidades en cajeros automáticos y otros canales de comercio electrónico, por lo que los tickets en papel dejarán de existir.

Al llegar al estadio, un primer control policial verificará que la tarjeta posea la entrada virtual, y que la puerta por donde está ingresando es la correcta, y luego en los molinetes, el simpatizante deberá colocar su huella digital y acercar la tarjeta a un lector para verificar que esa persona es quien compró la entrada.

Objetivos

Es un ambicioso plan que desde hace dos años fue anunciado por la AFA y para cuya realización colaboraron la Universidad Tecnológica Nacional y Telecom. El objetivo supuestamente es que “las familias vuelvan a las canchas” y poder erradicar a las barras bravas teniendo un control fehaciente de quien ingresa a los estadios.

En principio se aplicará a los partidos de la máxima categoría y a los encuentros que la selección nacional dispute en el estadio Monumental.

Fernando Casalla, el responsable de la Comisión de la AFA encargada de este proyecto, aclaró: "Con el sistema en actividad, se procura mejorar el control y comercialización de los eventos, eliminar la reventa de entradas, aumentar la recaudación por partido al impedir la evasión, promover el derecho de admisión automático, reducir los costos de administración, comercialización y control de accesos a los estadios, federalizar la posibilidad de compra de entradas y hacer a las instituciones acreedoras de la mejor tecnología en control de accesos del mundo”.

Expectativas

Como suele suceder con todo este tipo de emprendimientos tecnológicos, habrá que ver en la práctica cómo funcionan. El sistema de venta por internet demostró grandes falencias y lejos estuvieron de alejar a los violentos de las canchas, sino todo lo contrario, los que se quedan afuera son los hinchas verdaderos a los que cada vez le ponen más escoyos para poder ver al equipo de sus amores.

Los sistemas se caen y no se pueden comprar entradas, y las barras ingresan siempre en todos los estadios con la complicidad de los dirigentes y la policía, que les facilitan entradas y no controlar las reventas que realizan en las adyacencias de los estadios.