Cuando se debate sobre el empleo, siempre surgen los mismos diagnósticos, y las mismas soluciones: que nuestro sistema laboral es excesivamente rígido, que los costes de despido son muy altos, que hay poca productividad, que nuestro mercado laboral debería ser más flexible, que los costes salariales deberían ser más bajos (¿aún más?), y que se debería trabajar más horas (150 horas o más semanales, sería lo adecuado, según algunos), pero muy poca gente habla de calidad del empleo.

Como mucho los sindicatos hablan de empleo más estable, y de apoyar a las mujeres y a los jóvenes, pero poco más.

La estabilidad del empleo

La estabilidad está relacionada con la seguridad en el tiempo de un empleo. La estabilidad permite la promoción laboral, la cooperación de los empleados con sus empresas y el aumento de la productividad, sin estabilidad las inversiones en capital humano se vuelven ineficientes. Para incentivar la estabilidad, las empresas cuentan con el Programa de Fomento del Empleo en la Ley 53/2006, y en Andalucía con el Decreto 149/2005, modificado por el Decreto 58/2007.

La seguridad y la salud en el trabajo

La seguridad y la salud es un requisito básico, para que el empleo pueda ser considerado de calidad. La Campaña Europea 2008-2009 Trabajos saludables. Bueno para ti. Buen negocio para todos, impulsada por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, tiene como objetivo promover un enfoque integrado de la evaluación de riesgos laborales y facilitar información de cómo realizarla. La evaluación de riesgos es el instrumento base para lograr una gestión eficaz de la seguridad y salud en el trabajo que contribuya a la reducción de la siniestralidad.

La promoción laboral

La promoción laboral es la posibilidad de ascenso profesional que ofrece un empleo, el objetivo de la formación es que los trabajadores adquieran conocimientos, que permitan desarrollar mejor las funciones de su puesto de trabajo, o prepararlos para el desempeño de nuevas funciones, superando el reto de los cambios tecnológicos. Entre las políticas activas de empleo, la formación de los trabajadores constituye una de las herramientas con mayor proyección, para fomentar el crecimiento económico.

La igualdad en el empleo

La igualdad como concepto de calidad en el empleo se implementa en torno a diversos conceptos: igualdad entre hombres y mujeres, posibilidad de acceder al mercado de trabajo a los inactivos y a los desempleados, la diversidad y la no discriminación, la organización flexible del trabajo y la oferta de servicio de cuidado de niños. Si esto no es así, la natalidad continuará bajando, y entre otras cosas el sistema de pensiones entrará en riesgo.

Salarios dignos

Un objetivo esencial del empleo es proporcionar unos salarios que garanticen unos niveles de bienestar socialmente aceptables. Normalmente, se considera que un salario proporciona estos niveles de bienestar cuando está por encima del 66% de la media del salario nacional neto, después de impuestos. Por tanto, todas las discusiones sobre si los salarios deben reducirse en términos reales, carecen de sentido, además ¿no hay más costes de producción?, energía, transporte, comercialización...

Autoempleo de calidad

El debate sobre la calidad en el empleo no afecta exclusivamente los trabajadores por cuenta ajena, este debate afecta también a los trabajadores considerados como autónomos. Los problemas que este colectivo tiene, en cuanto a protección social, condiciones económicas y tratamiento fiscal; la identificación de las numerosas lagunas en nuestro ordenamiento jurídico, han originado una serie de medidas de políticas de empleo y de otro orden, entre las que se puede citar: la creación de organizaciones profesionales, la creación de una Dirección General propia en el Ministerio, y por último y quizás la más importante, la Ley 20/2007, de 11 de julio del Estatuto del Trabajador Autónomo.