Durante la gravidez el organismo de la mujer trabaja intensamente. En los meses más cálidos se hace más difícil soportar el calor y la humedad. Algunos consejos básicos para disfrutar de las vacaciones.

Las embarazadas y la exposición al sol

Las futuras mamás deben evitar el sol directo y en las horas más calurosas del día. Un golpe de sol o una crisis de hipotensión pueden poner en riesgo la salud del bebé y, en los casos más graves, pueden ser causas de interrupción del embarazo. Los rayos solares son beneficiosos, pero debajo de la sombrilla, o tomados con precaución, por la mañana (de 7:00 a 10:00 h) y por la tarde (después de las 18:00 h). Es necesario cuidar la piel con filtros solares de protección total (pantallas).

Actividad física aconsejada durante las vacaciones de verano

El mar es el lugar ideal, aunque la piscina tiene ventajas higiénicas y de temperatura. Caminar con el agua a las rodillas es un ejercicio que favorece el sistema venoso y las articulaciones inferiores, puestos a prueba en la gravidez y los días de calor. Un nadar tranquilo y por pocos minutos es altamente beneficioso. En los paseos de montaña se deben evitar las alturas, ya que exigen más consumo de oxígeno; lo más aconsejable son los paseos al fresco, a la sombra y en terreno llano. En casa se pueden realizar ejercicios suaves, cuidando de graduar cualquier tipo de actividad.

Alimentación e hidratación durante el embarazo estivo

Beber abundante agua, rigurosamente embotellada y a temperatura ambiente. El té y las tisanas activan el trabajo renal y favorecen la diuresis, ayudando a aliviar la típica sensación de "vejiga llena".

Los meses estivos son ideales, dada la variedad, para consumir frutas y verduras. El mayor cuidado se debe centrar en la higiene. La fruta debe ser lavada con abundante agua corriente, al igual que las verduras, y se recomienda utilizar algún desinfectante a base de cloro para eliminar una posible contaminación por Toxoplasma gondii .

Luz verde para pescados y crustáceos que contengan ácidos grasos omega 3, beneficiosos para las hormonas de la placenta, cuidando que sean frescos y cocidos. Luz roja para frutos de mar crudos, embutidos, comidas picantes, dulces y alcohol.

Los viajes y el embarazo

El aéreo y el tren no son aconsejables en las últimas semanas de gestación, sobre todo, si son viajes largos. En el avión es necesario moverse, agilizar las piernas, reposar con las piernas elevadas, beber mucha agua, ir con frecuencia al baño y evitar el menú de a bordo.

La ropa debe ser cómoda, preferentemente de algodón o lino, para asegurar la transpiración. Como calzado, el mejor es la sandalia con un taco que no supere los 2-3 cm.

Infecciones y cuidados con remedios naturales

Las infecciones micóticas de piel y vagina son muy comunes en verano, favorecidas por el calor, la humedad y la arena. Las embarazadas no deben sentarse directamente sobre la arena o la reposera sin poner antes una toalla limpia y personal. Para la higiene íntima es mejor evitar los jabones agresivos, usar preferentemente productos naturales a base de extractos de plantas y detergentes antibacteriales que estimulan las defensas inmunitarias previniendo infecciones.

Con cuidados básicos, consejos sencillos y recomendaciones del médico personal, las mujeres embarazadas pueden hacer de sus vacaciones el mejor relax.