En Venezuela existe una amplia tradición gastronómica producto de la mezcla de ingredientes y saberes tanto de los habitantes originarios como de los europeos y los africanos. La dulcería criolla no escapa de esta variedad, y en cada región del país, dada su característica local y sus costumbres, se consiguen dulces elaborados de manera artesanal que deleitan tanto a turistas como a locales. En la región andina venezolana (Táchira, Mérida y Trujillo), los dulces abrillantados son símbolos de esta tradición gastronómica.

Estos dulces destacan por sus colores y sus diversas formas, ya que los mismos pueden simular frutas, piedras preciosas y otros objetos que logren captar la atención de los consumidores. Como su nombre lo indica, son pasteles que brillan gracias a uno de sus ingredientes principales: el azúcar.

Origen de los dulces abrillantados

La elaboración de los dulces abrillantados se remonta a la época colonial, durante la cual algunos conventos de religiosas ubicados en Los Andes venezolanos se dedicaban a la elaboración de dulces para su exportación.

Receta de los famosos dulces abrillantados

Ingredientes:

  • 1 litro de leche
  • ½ kilo de azúcar
  • Jugo de limón
  • Color vegetal de colores variados
Se pone en el fuego la leche y el azúcar, revolviendo de manera constante con una paleta de madera hasta que la mezcla se despegue del fondo de la olla. Se saca del fuego y se deja enfriar. Una vez que la mezcla esté fría y manipulable, se comienzan a hacer bolitas pequeñas o de las formas que se deseen hacer los dulces.

En un recipiente aparte se coloca azúcar con un toque de agua, gotas de limón y algún color vegetal. Luego se introducen las bolitas de leche en esta mezcla y se deja reposar.

Algunas expertas descubren su secreto diciendo que la mejor cocción se logra en ollas de cobre. Es usual conseguir estos dulces presentados en una cesta con diferentes formas y colores.

Dulce típico venezolano llamado Majarete

Otro de los dulces andinos populares es el majarete, el cual décadas atrás formaba parte de la cesta de dulces que se vendían en las calles anunciándose con gritos o cantos. Ante este llamado, era usual ver a los niños y a las niñas correr con el dinero en la mano para comprar la merienda de la tarde recién elaborada por cualquiera de las vecinas de la región.

Elaboración del majarete

Ingredientes:

  • 1 coco
  • 1 taza de harina de maíz
  • 2 tazas de leche
  • 2 tazas de agua tibia
  • ¼ Kg de azúcar
  • 1 rama de canela entera
  • Canela en polvo y sal al gusto
Se pela el coco, es decir, se le saca la pulpa blanca. Posteriormente se corta el coco en trocitos y se licúa junto a 1 taza de agua de agua tibia. Posteriormente se cuela y se aprieta para obtener la leche del coco. Esto puede hacerse con una media o un colador de huecos pequeños. El resto del coco que quede en la media o en el colador se vuelve a licuar con la otra taza de agua tibia, para obtener las 2 tazas de leche de coco.

Se disuelve la harina de maíz en la última taza de leche obtenida y luego se licúa junto con las tazas de leche de vaca. Se lleva al fuego lento con la astilla de canela y la sal. Cuando hierva se agrega el azúcar, la sal al gusto y la primera taza de leche de coco obtenida. Se vacía en los recipientes individuales y se deja cuajar para luego echarle canela en polvo por encima. No es necesario colocarlo en la nevera para que cuaje, ya que es un postre que puede comerse frío o caliente.