“El yoga es una ciencia muy antigua, que estudia al ser humano como cuerpo, mente y ser espiritual. Proviene de La India y sus enseñanzas surgen de unos libros llamados los Veda (idioma sánscrito), donde se encuentra todo el pensamiento que engloba el crecimiento físico, mental y espiritual. Está rodeado de un aspecto filosófico que no es religioso ni dogmático, más bien está signado por la búsqueda de la libertad”.

El maestro de yoga, Orlando Jiménez Van Der Biest, explica además que el yoga cuando se practica en pareja conduce al crecimiento espiritual y mejora la armonía de la relación. No obstante aclara que todo comienza por una introspección muy individual:

“La pareja está relacionada con la relación que tenemos con nosotros mismos. No podemos amar a otra persona si no nos amamos a nosotros mismos. Para hacer esto tenemos que entendernos, conocernos, definir nuestro rol en la vida, porque vinimos, porque nacimos, que significa todo esto, el cuerpo, la mente. Al estar bien con nosotros mismos podemos llevar una relación equilibrada con cualquier persona, no sólo con nuestra pareja sino con nuestros demás familiares y amigos porque la manifestación de amor hacia los demás está muy ligada a lo que sentimos hacia nosotros mismos. No podemos dar lo que no tenemos y el amor es algo que se cultiva”.

Sexo sin amor: incompleto

La sexualidad tiene un papel muy importante en el yoga, debido principalmente a que el acto sexual no es sólo placer. “Se trata de un acto divino donde hay un intercambio de energía muy importante entre la mujer y el hombre. Se produce cuando cada uno tiene conciencia que la otra persona tiene una energía divina, poderosa y sutil. En el acto sexual yo te doy todo lo que contengo y recibo de ti todo lo que tú contienes. Por eso es que para el yoga el acto sexual sin amor es incompleto”.

Para Jiménez, practicar el yoga en pareja permite el reconocimiento de las cualidades de nuestra media naranja. “Cuando dos personas se encuentran, se conocen y establecen una relación es para un crecimiento espiritual. Ahí se produce un intercambio de energía Shakti (mujer) y Shiva (hombre). Ese intercambio energético se transforma en un intercambio emocional. La tolerancia, la paciencia, la comprensión, el amor, en fin toda esa relación de pareja se cultiva a través del reconocimiento de estas energías. Por eso son tan armoniosas las parejas que llevan el camino del yoga”.

Bondades del Yoga

Los beneficios físicos son los más tangibles y los primeros que experimentan los participantes del yoga, están relacionados con la salud. “Aprendes a respirar y relajarse. Mejora el sistema inmunológico que muchas veces se encuentra debilitado debido al estrés. Las personas duermen mejor, mejora el metabolismo y comienzan a sanar todas aquellas dolencias que más que físicas resulta ser que eran emocionales. Se genera salud, equilibrio emocional y paz espiritual”, explica Orlando Jiménez.

Añade que no existen limitaciones para la práctica del yoga. “Se las impone cada quien según su tipo de vida, su cuerpo, sus metas y su mente. La premisa principal es no forzar el cuerpo. La meditación te permite definir tus capacidades, hasta donde quieras y puedas llegar”.

Estos son algunos de los beneficios de practicarlo en pareja:

  • Aumenta la energía, la fuerza, la flexibilidad, la coordinación, el equilibrio, la relajación y la serenidad.
  • Tonifica el sistema nervioso y los órganos abdominales.
  • Mejora la circulación, la capacidad respiratoria y disminuye la fatiga.
  • Fortalece la creatividad, la capacidad para expresarse, comunicarse y confiar en los demás, al mejorar el autoconcepto personal

Clases de yoga

Orlando Jiménez Van Der Biest es profesor de Yoga desde hace más de 13 años a través de la Fundación Yoga Sadhana, además de conferencista y practicante de la ciencia y la filosofía del yoga, cuyos conocimientos profundizó en La India, donde fue discípulo del maestro Shahkara Yswami Vishnudevananda. Además es Licenciado en Administración con Master en Economía en la Sorbonne de París.