Desde que se fundó el Xerez CD en 1947, la ilusión de la ciudad era tener un equipo en la categoría reina. Desde entonces, el equipo había jugado casi todas las temporadas entre la Segunda División, la Segunda B y la Tercera, sin tener muchas opciones de subir a Primera. Las más claras ocasiones fueron en la temporada 2002/03 siendo Bernd Schuster el entrenador y en la 2005/06, entrenando Lucas Alcaraz.

La llegada al Xerez de Esteban Vigo conllevó el ascenso a Primera

El equipo jerezano pasaba un pésimo momento en la temporada 2007/2008. Iba último en la tabla y tenía una crisis económica e institucional. El entrenador Casuco no consiguió buenos resultados, de forma que el presidente Morales fichó a Esteban Vigo. Éste encadenó un récord de ocho victorias consecutivas como local, lo cual supuso llegar con opciones de permanencia al último partido, y lo lograron ganando 1-0 al Elche.

La siguiente temporada, el Xerez mantuvo su buen fútbol, permaneciendo en puestos de ascenso toda la temporada. Los futbolistas ofrecían lo mejor, mientras en los despachos la situación se mantenía con tensión: dimitió Morales (aunque aún era el dueño) y nombró presidente a Carlos Osma. El Xerez ganó 2-1 al Huesca, logrando matemáticamente el ascenso.

Morales decidió no mantener a Esteban Vigo como entrenador

A pesar de que la afición xerecista clamaba a voces que Esteban debía continuar como entrenador, Morales decidió no contratarle, argumentando que el malagueño solicitaba unas condiciones excesivas para la economía del club. La afición vio en esa negativa algo más; dado su alto rendimiento, lo lógico era contar con él para la aventura en Primera. Morales se decantó por Cuco Ziganda, exentrenador del Osasuna.

También llegaron varios jugadores cedidos para aumentar la calidad del equipo: el portero Renan, los defensas Prieto y Gioda y los medios Armenteros, Orellana y Víctor Sánchez.

El Xerez necesitó siete jornadas para ganar su primer partido en Primera

Al equipo jerezano le costó mucho adecuarse al ritmo de competición de Primera. Necesitó siete jornadas para conseguir la primera victoria; fue ante el Villareal en Chapín. Antes, había conseguido dos empates y cuatro dolorosas derrotas. En la tercera jornada jugó contra el Real Madrid en el Bernabéu. El equipo dio buena imagen en la primera parte, a pesar del gol recibido en el minuto 1. Pero al final de la segunda, los jugadores estaban agotados, y recibieron cuatro goles en 10 minutos.

Tras la sufrida victoria ante el Villareal, se encadenó una serie de derrotas con empates que hicieron mantener al Xerez como farolillo rojo de la Liga. Los xerecistas sufrían viendo a su equipo impotente, incapaz físicamente, con fallos importantes en defensa y poca llegada al área contraria.

En diciembre de 2009 el Xerez recibió al Barcelona. Los blaugranas no pudieron marcar en la primera parte. Guardiola sacó a Messi para que su equipo reaccionara, y finalmente llegaron los goles de Henry e Ibrahimovic. El paso por la Primera estaba siendo un calvario, y nadie creía que Ziganda fuese capaz de cambiar el rumbo del equipo.

El empresario argentino Souza llegó al Xerez en enero de 2010

La mala relación entre Morales y la afición aceleró la venta de sus acciones, y el comprador fue Federico Souza, un desconocido en España. Con su llegada se esperaba dinero para destituir a Ziganda y traer jugadores en el mercado de invierno. Cuco fue destituido tras la derrota en la jornada 17, y Souza fichó a Pipo Gorosito, un exjugador argentino poco conocido en España.

La afición le cogió rápidamente simpatía por su parecido físico con el cantaor Capullo de Jerez. Pero la verdadera unión llegó con las victorias. Gorosito consiguió poner orden en el equipo y mejoró la resistencia física durante los partidos, así como la mejora en defensa y ataque. Además, consiguió un gran rendimiento de jugadores como Orellana, Víctor Sánchez y Mario Bermejo.

Gorosito consiguió 7 victorias y 5 empates en 20 partidos

El Xerez consiguió ganar a sus rivales directos y logró un recordado triunfo en el Calderón frente al Atlético de Madrid. También fue importante el empate en el Sánchez Pizjuan, que supuso la destitución de Manolo Jiménez como entrenador del Sevilla.

Cabe destacar el buen partido del Xerez en el Nou Camp. Bermejo marcó y, empatando a 1, erró una ocasión clarísima de gol. Se perdió 3 a 1, pero dejando buenas sensaciones de cara a los últimos partidos.

El Xerez, sin haber abandonado el farolillo rojo en toda la temporada, llegó con opciones de permanencia al último partido tras una victoria agónica al Zaragoza en Chapín. Para ello, debía ganar al Osasuna en Pamplona y que perdiesen Málaga, Tenerife y Valladolid. Casi ocurre el milagro, pues éstos dos perdieron, pero el Xerez sólo consiguió empatar a 1, y el Real Madrid se abandonó ante el Málaga, consiguiendo éste la permanencia.

La temporada del Xerez en Primera supuso una alegría para los aficionados a pesar de la pésima primera vuelta. Gorosito trajo ilusión a Chapín y la afición xerecista dejó muy buena imagen ante el resto de los estadios.