El volcán italiano Etna, con sus 3.350 metros, es el volcán activo más alto de Europa. El Etna tiene actividad desde tiempos inmemoriales; fue conocido y observado por griegos y romanos y en la actualidad es uno de los volcanes más famosos y visitados del mundo.

Qué es el listado propositivo de la Unesco, en el cual ha sido incluido el volcán Etna de Italia

El listado propositivo o tentative list es un registro provisorio de sitios que cada Estado miembro presenta al Centro del Patrimonio Mundial para señalar los bienes naturales o culturales que pretenden ser candidatos a la nominación de la Unesco.

Condiciones que cumple el volcán Etna de Sicilia para estar incluido en la lista

Las candidaturas deben demostrar el valor universal del sitio, cuyas características lo hacen bien único. Es necesario ilustrar las condiciones de integridad y autenticidad, además de estar tutelados adecuadamente. Deben, también, superar un análisis comparativo realizado con bienes análogos nacionales e internacionales.

El Etna con valor universal de “único”

El volcán Etna ha erupcionado muchas veces en la historia humana y por la intensidad y la persistente actividad volcánica ha generado mitos, leyendas y observaciones naturales desde las épocas clásicas griega y romana.

Durante los períodos de fuertes erupciones, la lava fluye de centenares de cráteres. La intensidad del fenómeno es variable y las efusiones de lava pueden durar pocas horas, meses o años.

El Etna es el mejor laboratorio natural de la región biogeográfica del Mediterráneo, por los procesos ecológicos y biológicos en curso, por la población animal, las estrategias de vida y las dinámicas para la reutilización del ambiente y los efectos de fragmentación del hábitat.

Análisis comparativos superados por el Etna

El Etna ha sido comparado con las islas Eólicas (Sicilia), el monte Teide (islas Canarias) y el Fujisan (Japón).

Respecto al monte Teide y al Fujisan, el Etna es más antiguo y geológicamente activo, mientras respecto a los volcanes de las islas Eólicas, el Etna es similar por la intensidad de la actividad, pero es más alto y con más cráteres, además del fácil acceso para visitantes e investigadores.

Desde el punto de vista de la belleza natural, el monte Teide y el Fujisan no muestran como el Etna un paisaje en continua actividad. El Etna posee puntos panorámicos estupendos, con la montaña nevada en invierno y el mar a sus pies.

Parque del Etna: área natural protegida desde 1987

El volcán Etna se encuentra dentro del territorio, protegido por la Región Siciliana, del Parque del Etna. El objetivo del parque es tutelar el patrimonio boscoso y la conservación y desarrollo de la flora y fauna, específicas del lugar.

En el monte Etna se aprecian coladas lávicas recientes, en donde todavía no hay ninguna forma de vida, y coladas de lava antiquísimas sobre las que crecen pinos, Faggio y Betulla. La flora del parque es rica y variada, ofreciendo continuos y repentinos cambios debidos a la diversa compactación del substrato de las coladas lávicas. La planta “colonizadora” del suelo etneo es la ginestra, que con sus fuertes raíces, ha podido quebrar el terreno lávico y prepararlo para futuras especies. En mayo, las flores amarillas de la ginestra, dominan el paisaje del parque.

El Etna o Mons-Gebel (la montaña por excelencia de los árabes) es actualmente un importante centro de investigación internacional, con una larga historia en tratados de geología y geomorfología científica. Posee un sistema de monitorio comunicado con las áreas volcánicas más importantes del mundo. Es reconocido a nivel mundial por su importancia científica, sus bellezas naturales, culturales y por su valor educativo, como lugar icónico volcánico.