En junio de 2009, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), comenzó la aplicación de la vacuna del Virus del Papiloma Humano (VPH) a niñas derechohabientes de 9 años de edad, con el objetivo de prevenir enfermedades relacionadas con el VPH en todo el país.

Actualmente, la vacuna del VPH se ha convertido en un servicio permanente del seguro social mexicano, que lo incorporó a PREVENIMSS, una estrategia de programas integrados de salud de carácter preventivo dirigido a niños, adolescentes, hombres, mujeres y adultos mayores.

¿A qué se debió la incorporación de la vacuna del VPH a los programas de salud del IMSS?

De acuerdo a este instituto, se trata de una enfermedad a la que hay que ponerle mucha atención, dado que es el principal factor que desata el cáncer cervicouterino, que en México causa la muerte de cuatro mil mujeres al año.

¿Qué es el VPH?

El Virus del Papiloma Humano es más común de lo que se piensa, y por ser asintomático las personas pueden contraerlo sin haberse dado cuenta. Por ejemplo, en un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública se detectó que el 44% de los militares en México dieron positivo de VPH, y muchos de ellos no tenían ningún síntoma que insinuara la infección.

De acuerdo a las investigaciones médicas, existen más de 100 tipos diferentes de VPH, de los cuales 30 son llamados “genitales” pues es ahí donde se desarrollan. Este porcentaje de virus es al que se le pone más atención pues resulta fundamental su tratamiento apropiado, de lo contrario puede generar padecimientos que van, desde verrugas genitales hasta el desarrollo de células cancerosas, en especial en la zona cervical de la mujer.

Factores de riesgo de contagio del VPH

El principal factor de riesgo para el contagio del Virus del Papiloma Humano es el contacto genital con o sin intercambio de fluidos con personas contagiadas, las relaciones sexuales con varias parejas o personas dedicadas al sexo servicio sin la utilización de preservativos.

Al momento de producirse el contagio el virus invade la célula y controla sus mecanismos de reproducción para generar más células virales. En la mayoría de los casos las defensas naturales del cuerpo eliminan el virus, sin embargo, existen tipos de VPH más agresivos que determinan la aparición de infecciones y verrugas, las cuales crecen no sólo en la zona genital, sino también en otros lugares como la garganta, la boca, laringe, faringe y hasta los pulmones, además de casos de cáncer en la vagina, vulva, útero, ano y pene, este último en aumento respecto a las estadísticas de otros años.

¿Cuál es el tratamiento para el VPH?

Por desgracia no existe una cura para el virus como tal aunque para sus síntomas existen numerosos tratamientos que van desde la aplicación de cremas y ungüentos para las verrugas, hasta la cirugía, quimioterapias y radioterapias cuando se ha desarrollado algún tipo de cáncer. Por ello, los esfuerzos de las autoridades de salud en México se han concentrado en la prevención, desde la concientización a la población sobre los factores de riesgo promoviendo el sexo seguro, hasta la aplicación de la vacuna VPH Tetravalente para niñas de 9 años y adultos de hasta 26. La vacuna contiene antígenos para el VPH tipos 6, 11, 16, y 18, que son los que provocan la aparición de las verrugas y lesiones pre cancerosas principalmente en el ano y el pene.

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es una enfermedad que puede convertirse en una amenaza a la salud pública de México si no trabajan juntos sociedad y gobierno. El IMSS ya hizo lo suyo adquiriendo la vacuna y dejándola a disposición de sus millones de derechohabientes, ahora falta que la gente tome la conciencia y dedique unos minutos de su tiempo para ir al centro de salud que le corresponde y aplicársela. Es una mera cuestión de voluntad.