El Fracking es una técnica de extracción de gases que es muy popular en Estados Unidos y Canadá, pero que está empezando a propagarse por el resto del mundo, con sus ventajas e inconvenientes.

“Fracking” es un término proveniente de “hidraulic fracturing” y consiste principalmente en la inyección de agua, arena y productos químicos a gran presión en el subsuelo rocoso. Con esta técnica se busca conseguir gas en reservas no convencionales, que no están en bolsas subterráneas, sino gas que se encuentra fuertemente adherido a rocas, a una profundidad mucho mayor que la convencional. Normalmente, este gas se consigue a partir del denominado gas pizarra o gas de esquisto (shale gas).

Para conseguir el gas, lo que se hace es inyectar agua a presión mezclado con componentes químicos y arena, lo que provoca que el gas se libere y pueda ser recogido en la superficie. Con este procedimiento, se ha conseguido aumentar las reservas potenciales de gas a nivel mundial, con lo que puede acarrear que los países occidentales tengan una menor dependencia energética de los países productores de petróleo.

Aumento de las reservas energéticas en América y Europa

La principal ventaja de esta técnica de extracción de gas del subsuelo es que se ha aumentado de una forma muy considerable la cantidad potencial de gas, ya que las reservas de los países que están utilizando este tipo de técnica se han visto incrementadas de forma exponencial.

Los primeros países en utilizar el Fracking son Estados Unidos y Canadá. En Estados Unidos, su uso viene desde hace décadas, y se calcula que durante este tiempo se han perforado más de cincuenta mil pozos. Aun así, es hoy en día cuando más uso se le está dando al Fracking: se calcula que la cuota de gas obtenido por esta vía ha subido del 10% al 20% de toda la producción gasista en Estados Unidos, y esta cifra se puede ver aumentada al 50% en veinte años.

En Europa también se está empezando a usar el Fracking: en países como España, Francia, Polonia e Inglaterra. Pero si bien en estos países ya se están realizando las primeras exploraciones en busca de gas susceptible de ser extraído a través del Fracking, se está poniendo en duda este método, debido sobre todo a sus efectos negativos y contaminantes en el medio ambiente. Según las grandes empresas energéticas, si se utilizara el Fracking en Europa, el continente podría cubrir sus necesidades durante los próximos 30 años.

Inconvenientes del Fracking

Las principales voces en contra del Fracking van dirigidas a los efectos negativos en el medio ambiente, los daños paisajísticos, y la contaminación que provocan, lo que hacen que se ponga en duda si vale la pena usar este tipo de técnica.

Una de las consecuencias es que el agua que se inyecta en el suelo va mezclada con productos químicos, que acaban afectando a los acuíferos de la zona, ya que los contaminan. Igualmente, estas sustancias químicas también pueden llegar a contaminar una enorme cantidad de materiales que son movilizados para llevar a cabo el Fracking.

Otro de los inconvenientes es que, para llevar a cabo las explotaciones de Fracking, hace falta una gran superficie plana donde instalar los pozos: esto provoca que haya que realizar un gran movimiento de tierras para ubicar las instalaciones, (balsas, torres de perforación, etc.), con el consecuente impacto para el paisaje de la zona.

Por último, cabe destacar que durante el proceso de extracción del gas, se escapan a la atmósfera otro tipo de gases contaminantes, como por ejemplo el metano. Habiéndose considerado anteriormente el gas como una energía mucho más limpia que el carbón, con estas nuevas técnicas, se puede dar la vuelta a la situación: que la extracción de gas sea más contaminante que la del carbón.

El Fracking en España

En España se están dando los primeros pasos para realizar exploraciones en busca de reservas de gas que se puedan extraer a través del Fracking, sobre todo en el norte de la península: País Vasco, La Rioja, Navarra, Cantabria o Burgos, mediante empresas como Frontera Energy, la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi, Unión Fenosa Gas y Exploración, u Oil and Gas Skills S.A.