En el diseño interior con estilo moderno, el acero inoxidable se ha convertido en protagonista. Estéticamente brinda excelentes resultados, y es fácil de combinar con cualquier material. Al hacer obras de reforma en la vivienda, una posibilidad interesante es pensar en este material, y darle a la vivienda un impulso totalmente nuevo en lo que a la decoración de los interiores se refiere.

¿Qué es el acero inoxidable?

Es curiosa la definición, pero el acero inoxidable es en realidad un acero oxidado. Es un tipo de acero con un gran contenido de cromo en su constitución, alrededor del 10%. El cromo reacciona con la presencia del oxígeno del aire, y forma una capa superficial sobre el hierro que protege de la oxidación al interior.

En este punto se apoya su mayor cualidad: es un material no corrosivo, por lo que se lo puede utilizar tanto en interiores como al aire libre, con presencia de agua.

Otras bondades que presenta este material es su facilidad de limpieza, y la poca o nula necesidad de mantenimiento. El lado negativo del material es su coste, porque es especialmente caro.

Se presenta brillante o mate, lo que abre más posibilidades al diseño interior de la vivienda.

El acero inoxidable en barandillas de escalera

Es una de las opciones más interesantes en las que se puede emplear este material. Se pueden realizar diferentes diseños de una barandilla de acero inoxidable.

Lo más usual es colocar como pasamanos un tubo de 10 cm de diámetro. La barandilla puede estar formada por tres o cuatro tubos que van paralelos al pasamano. Éstos pueden ser de un diámetro inferior, por ejemplo 3 cm de diámetro, o bien ser tubos cuadrados.

Cada metro aproximadamente se pueden colocar montantes de la barandilla, también tubos de acero inoxidable o planchuelas.

La combinación de acero inoxidable con vidrio

Combinar el acero inoxidable con vidrio es una solución que da un aire muy moderno al interior de la vivienda. En una barandilla se pueden realizar los montantes y el pasamanos en acero inoxidable, y placas de vidrio o metacrilato formar la barandilla en sí.

Esta combinación de materiales es muy usada también en el diseño de muebles. Mesas de centro o para soporte de ordenadores se realizan con estos materiales.

Evacuaciones de humos con acero inox

En aquellas hogueras en las que el tubo de evacuación de humos queda a la vista, es muy apropiado colocar un tubo de acero inoxidable de unos 40 cm de diámetro. Del mismo modo, en cocinas se puede colocar un tubo de unos 20 cm de diametro, por ejemplo, para la evacuación de los humos producidos por la encimera.

La utilización del acero inoxidable en baños y cocinas

Baños de diseño moderno también contemplan la utilización del acero inoxidable. En lavabos de diseño, que dejan a la vista el desagüe, suele resolverse éste con inox. Una forma de combinar esto es al hacer el revestimiento de las paredes, intercalar listones de acero inoxidable en un sentido o en ambos. Esto es aplicable igualmente a las cocinas.

El acero inoxidable como material de revestimiento

Sobre todo en edificios públicos, o tiendas, otra forma de uso del acero inoxidable es como material de revestimiento. Revestir trozos de pared o zócalos con este material dan vida por el movimiento que se producen por los reflejos.

Pilares de hormigón, sobre todo redondos o de hierro, se pueden forrar con tubos de acero inoxidable.

Como revestimiento de fachadas

Si la reforma de la vivienda lleva a una imagen exterior moderna, también se puede emplear el acero inoxidable para revestir algún muro o parte de éste. En la arquitectura moderna se usan también delante de las puertas principales unos arcos que suelen resolverse con este material.