Desde siempre ha habido movimientos políticos que han apoyado el hecho que la violencia es una herramienta legítima en el terreno político. Sin embargo, otros autores han considerado que la violencia nunca puede ser usada en la política. Algunos agentes políticos no han dudado en utilizar el terrorismo para conseguir sus objetivos políticos, considerando, algunas veces que la violencia era un mal necesario, y en otras ocasiones, incluso valorando positivamente este uso de la violencia.

Max Weber y la definición de Estado

Max Weber definía el Estado como la institución que reclamaba con éxito el monopolio del uso de la fuerza y la violencia, está visión, rechaza cualquier uso de la violencia más allá de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado. Por lo que, según Max Weber, los ciudadanos deben abstenerse totalmente de utilizar la violencia.

Iconos legitimadores de la violencia

Sin embargo, hasta hace 30 ó 40 años, diversos líderes revolucionarios son aclamados como iconos de modernidad, como por ejemplo el de Ernesto Che Guevara o Mao Zedong, quienes usaron la violencia, tanto para llegar al poder, como en algún caso, una vez en el poder. El caso del Che es emblemático ya que ha sido uno de los modelos a seguir por ciertos sectores ideológicos. También el fascismo utilizó la violencia para hacerse con el poder.

La violencia del terrorismo

Casos como, ETA, Al-Qaeda o el IRA han utilizado el terror y la violencia como arma política, pese al rechazo que sus acciones han provocado. El terrorismo, que muchos consideran una lacra del pasado sigue siendo demasiado vigente como para considerarlo propio de otros tiempos, aunque se entiende que en España le considere totalmente anacrónico (e inútil).

La visión desde la Filosofía

Desde instancias filosóficas debemos afirmar categóricamente que la violencia no puede ser utilizada, ya que el uso de la violencia, por ejemplo, el terrorismo, significa que consdieramos que podemos utilizar algunas personas como medios o instrumentos para conseguir nuestros objetivos. Con la muerte de algunos ciudadanos conseguiremos nuestros objetivos políticos. Immanuel Kant lo deja bien claro. En una de sus formulaciones filosóficas más celebradas afirma: "Obra de tal manera que trates a los demás como un fin y no como medio para lograr tus objetivos". Nadie puede ser considerado como un instrumento.

Los derechos humanos

Utilizando la violencia, el asesinato, ya sea de forma indiscriminada, o no, no es compatible con el respeto a la dignidad de los seres humanos. La Declaración Universal de Derechos Humanos indica claramente que todos los seres humanos tienen derecho a la vida, por lo que nadie puede otorgarse el derecho a usar la violencia, ya que, con ello, está violando los derechos humanos.

La Conflictología

La Conflictología es una disciplina que intenta mostrar la clave para la resolución de conflictos de forma pacífica y considerando que la paz y la no-violencia no son un camino, sino el auténtico objetivo de la convivencia humana. Es inevitable que existan los conflictos, incluso hay ocasiones en que la existencia de conflictos es positiva, pero teniendo claro que nunca debemos solucionar estos conflictos de forma violenta. Caso aparte será el tema de la legítima defensa que crea muchos problemas ante el discurso que hemos realizado; pero nadie ha dicho que el camino de la Filosofía sea sencillo.