El paisaje urbano en la época que dominaban la industria era visualizado como un espacio no apto para el turismo donde dominaba la inseguridad, la suciedad, la contaminación, los barrios proletarios y la pobreza. Walter Christaller planteaba que los sitios turísticos se debían de ubicar lejanos a los lugares centrales, dicho de otra manera las ciudades no eran aptas para el turismo. Poco a poco se ha logrado una imagen más positiva de las ciudades, para lo cual ha sido básico, la reconstrucción espacial, el fortalecimiento del comercio, la creación de nuevos atractivos y la restauración de los monumentos de la ciudades.

Definición de turismo urbano

El turismo urbano se define como aquel que se practica en los lugares donde hay grandes aglomeraciones humanas que ocupan un lugar estratégico en los servicios, en la producción de conocimientos, en la cultura, en la innovación, que han tenido o tienen un importante peso político y que juega un papel clave como nodo global.

Dependiendo su tamaño pueden ser: pequeñas ciudades de cincuenta mil a noventa y nueve mil punto nueve habitantes. Ciudades medias de cien mil a un millón de habitantes. Ciudades grandes de un millón a nueve punto nueve millones de habitantes. Megaciudades aglomeraciones de más de 10 millones de habitantes. Las megaciudades son producto de un proceso histórico de centralización, donde el centro original ha desempeñado un papel clave. La Zona Metropolitana de la Ciudad de México se conforma por más de 20 millones de habitantes y ocupa el segundo lugar a nivel mundial, sólo debajo de Nueva York, de hecho en América del Norte se forma un triángulo de megaciudades formado por Los Ángeles, Nueva York y México.

Tipología de las ciudades turísticas

Es importante acotar que actualmente el tamaño de la ciudad no es lo que la define sino el papel que juega como nodo de la economía global, su concentración de funciones de dirección, producción y gestión en todo el planeta; el control de los medios de comunicación, el poder de la política real y la capacidad simbólica de crear y difundir mensajes. Cada vez se convierten más en conjuntos desarticulados de espacios separados y segregados. Dependiendo el perfil y características de cada ciudad turística se genera la siguiente tipología: Ciudades patrimonio de la humanidad: México, Querétaro, Puebla, Zacatecas, etc. Ciudades globales: New York, Tokio y Londres. Ciudades capitales de países. Madrid, París, etc. Ciudades capitales de entidades: Aguascalientes, San Luis Potosí, etc.

Centros metropolitanos: Toluca. Ciudades fronterizas; Mexicali, Ciudad Juárez, etc. Ciudades artísticas con conjuntos arquitectónicos o monumentos de valía estética: París, Venecia, Florencia o Roma. Ciudades históricas, asociadas a hechos relevantes, a monumentos o cascos históricos. Ciudades arqueológicas: Tula, Cuicuilco, etc. Ciudades con centros de diversiones como Orlando en Florida y Las Vegas. Ciudades comerciales, industriales y de negocios, por ejemplo Sao Paulo. Ciudades donde el turismo es la actividad dominante: Los cabos, Cancún, etc. Ciudades portuarias: Veracruz, Acapulco, etc. Ciudades con importante patrimonio ecológico: Curitiba. Ciudades industriales como Tlalnepantla o Naucalpan.

Las ciudades y el turismo

Como las ciudades son multifuncionales y de naturaleza heterogénea, el turismo juega un papel variable, dependiendo el peso que tenga esta actividad. La Zona Metropolitana de la Ciudad de México es polivalente, porque con el turismo coexisten otras actividades económicas y es de tipo polinuclear, porque la planta turística está distribuida en diferentes puntos del DF y de los municipios conurbados. El fenómeno del desarrollo del turismo urbano se ve en las ciudades europeas, que tienen gran riqueza cultural y en nuestro continente figuran países como: Estados Unidos de América, Brasil, Argentina, Chile y México, que cuentan con ciudades claves. Por citar unos ejemplos Sao Paulo es una de las ciudades en donde más ha florecido el turismo de negocios y Buenos Aires es el principal receptor de turistas en todo Argentina con nueve millones de visitantes al año y absorbe un 72 % del total de viajeros extranjeros.

De esta manera, la globalización, el consumismo, el avance de la tecnología, en especial de las telecomunicaciones, los transportes y el fortalecimiento del sector servicios son algunas de las causas que han provocado que el modelo de turismo tradicional, es decir, de “mar y playa”, ya no sea el único y que el modelo alternativo con sus diferentes variantes: ecoturismo, turismo de aventura, cultural y de negocios, se ha podido desarrollar en las ciudades, es más, contra lo que la mayoría de la gente piensa el turismo urbano es el de mayor crecimiento en el mundo.