Durante mucho tiempo, los trenes formados por locomotoras y coches de viajeros fueron los reyes del ferrocarril. Se les denominaba “Expresos” que generalmente eran nocturnos y muy largos, a los que eran diurnos se les denominaba “Rápidos”, al tener muy pocas paradas intermedias.

Desde los años noventa, estos trenes han entrado en un gran declive. Renfe quiere eliminarlos y sustituirlos por trenes autopropulsados; se trata de un gran error, ya que mientras que en el resto de Europa siguen siendo mayoría en los tráficos de viajeros, en el ferrocarril español quedan muy pocos coches convencionales.

Los únicos trenes de Renfe formados por coches de viajeros son los denominados "Estrella" y "Arco", estos últimos trenes están formados por coches de viajeros de la serie 2000 (serie 10000 remodelada). Los trenes "Diurno" fueron eliminados en junio de 2012, el tren "Iberia", que hacía el recorrido entre Salamanca, Bilbao y Hendaya, fue el último tren de estas características en circular.

Tren Diurno de Renfe

En los años 90, con la entrada en funcionamiento de las Unidades de Negocio (UN), Renfe se divide en una serie de departamentos, nace la UN de Largo Recorrido, pensada para trayectos largos.

Las viejas denominaciones de los trenes cambian, y pasan a denominarse principalmente de la siguiente forma:

  • Intercity y Talgo: son los únicos que conservan denominación, junto con los trenes AVE son los de mayor categoría y precio, los “Electrotrenes” de antes, pasan a llamarse Intercity.
  • Estrella: trenes generalmente nocturnos, con gran categoría, climatizados y con servicio de restaurante, una versión moderna de los antiguos expresos.
  • Diurno: los trenes antiguamente llamados Rápidos, circulan por el día y están formados por coches de viajeros y en sus trayectos tienen pocas paradas intermedias, son la categoría más básica de los trenes de Renfe.
Desde los años 90, los trenes diurnos han ido reduciéndose, a la vez que surgían los trenes "Arco", una versión más actual de los trenes "Diurno".

El tren Diurno de Salamanca a Bilbao y Hendaya

Con tanto declive de este tipo de trenes, durante bastante tiempo funcionó solo uno, el tren "Diurno" "Iberia" entre Salamanca, Bilbao y Hendaya.

Normalmente entre Salamanca y Miranda de Ebro circulaba con una locomotora diésel eléctrica de la serie 334 y tres coches de viajeros de la serie 9000. En Miranda se separaban los coches de viajeros, uno en dirección a Bilbao, y los otros dos en dirección Hendaya, en ambos casos la locomotora solía ser de la serie 252.

En temporada alta de vacaciones, se podían ver más coches de viajeros, hasta cuatro o cinco.

Dotación de locomotoras y coches de viajeros

El material rodante de este tren estaba distribuido en tres depósitos. En Salamanca tenían su base las locomotoras 334, en Miranda de Ebro las locomotoras eléctricas (normalmente de la serie 252), y los coches de viajeros estaban destinados en Irún.

El reparto de unidades quedaba de la siguiente forma:

  • Dotación de locomotoras 334 en Salamanca: 8 locomotoras.
  • Dotación de locomotoras 252 en Miranda: 6 locomotoras.
  • Dotación normal de coches de viajeros: BR3t 9820 (3 unidades, 9823, 9825,9828), B10t 9300 (10 unidades, 9303, 9304, 9306, 9309, 9311, 9315, 9316, 9319, 9321, 9322), normalmente estos coches están basados en Irún, pero sufren rotaciones y algún coche Arco se suma al servicio.

Cambio en los servicios ferroviarios convencionales

La supresión del tren Arco García Lorca, hizo posible que todos los coches de viajeros de la serie 2000 que hacían este servicio fueran sobrantes, por ello el último tren "Diurno" de España pudo convertirse en tren "Arco". Todos los coches Arco de la serie 2000 fueron destinados a Irún, para realizar servicios en la zona norte, para potenciar los trenes entre el País Vasco y Galicia.

En un principio el tren "Iberia" sería convertido en tren "Arco", pero después de unos meses funcionando con este material., Renfe decidió la supresión, el mítico tren "Iberia" después de décadas de funcionamiento desaparecería en junio de 2012.

El material convencional en toda Europa está renaciendo, al contrario que en España, donde Renfe considera este material como “obsoleto”, cuando es un material duradero y fácilmente amortizable, a diferencia de los nuevos trenes autopropulsados que en general son malos y de vida útil corta.