La construcción de líneas de alta velocidad en España, hizo necesaria la fabricación de nuevos trenes. Muchos de estos vehículos están preparados exclusivamente para estas líneas de ancho internacional y otros son trenes de ancho variable, para poder realizar itinerarios que discurren por tramos de dos anchos de vía diferentes, tanto de alta velocidad, como convencionales y de todo tipo de tensiones de catenaria.

La empresa CAF, tradicionalmente construía trenes convencionales, tanto diésel como eléctricos. Esta nueva realidad en el ferrocarril español obligó a la empresa vasca a diseñar un nuevo concepto de tren que se ajustara a este tipo de red ferroviaria.

Fruto de todo ello nace la serie 120 de Renfe, un tren tecnológicamente avanzado, con un coste de mantenimiento bajo y donde la maniobra de cambio de ancho de vía dura muy pocos minutos.

Los trenes serie 120 de Renfe Operadora

Se trata de unos trenes formados por cuatro coches, todos ellos con tracción en cada uno de los bogies. La parte mecánica ha sido construida por Alstom y el resto por CAF. La idea de los constructores era realizar un tren de ancho variable con un sistema de intercambio alternativo al modelo de Talgo.

Estos vehículos tienen diseño aerodinámico y su coste de mantenimiento es bastante bajo, ya que pueden estar muy poco tiempo en talleres al ser sus tareas mecánicas bastante sencillas en comparación con otros trenes, además dispone de un reactor de residuos, un sistema que permite compactar los residuos de los WC y los desechos en general, para que el vehículo no tenga que parar mucho para ser limpiado.

Estos trenes de alta velocidad fueron construidos en dos lotes. De las veintisiete unidades, las doce primeras forman una subserie, estas se caracterizan por no tener enchufes de tensión eléctrica para los viajeros en los asientos y también carecer de equipos eléctricos redundantes en el funcionamiento general del tren.

La segunda subserie consta de las quince unidades posteriores, estos trenes ya disponen del equipamiento del que carecía el primer lote de trenes serie 120. Este segundo lote de trenes influyó mucho en la construcción de la serie 121, muy similar a la 120.

Características técnicas de los trenes de alta velocidad 120 de Renfe

  • Constructor: CAF y Alstom.
  • Años de recepción: Entre 2004 y 2010.
  • Unidades construidas: 27 (en dos lotes diferentes)
  • Tipo de composición:
  • Longitud total: 106,96 m
  • Anchura máxima: 2,92 m
  • Tara: 225 t
  • Ancho de vía: 1.435 / 1.665 mm (equipa bogies de ancho variable)
  • Tensión: 3.000 V CC / 25.000 V CA
  • Velocidad máxima: 250 Km/h (líneas de alta velocidad), 220 Km/h (líneas convencionales)
  • Potencia máxima: 4.000 Kw
  • Motores: 8 trifásicos de 512 Kw
  • Número de plazas: 238 (primer lote) y 227 (segundo lote)
  • Sistemas de seguridad: ASFA, LZB y ERMTS
  • Mando múltiple: Hasta dos unidades acopladas.

Servicios ferroviarios realizados con Renfe

Después de unos viajes de pruebas que empezaron en el año 2004, los primeros servicios comerciales fueron en Mayo de 2006 entre Madrid y Barcelona, así aprovechando parte de la línea de alta velocidad entre ambas capitales, que todavía no estaba totalmente construida. Estos servicios se realizaban a 200 Km/h al no funcionar al cien por cien los sistemas de seguridad de dicha línea.

Más adelante empezaron a realizar algunos servicios "Alaris" por la línea convencional Madrid - Valencia, pero no así en la línea de alta velocidad Madrid - Valladolid, ya que estos trenes del primer lote, al no disponer de equipos eléctricos redundantes no fueron autorizados a circular por los largos túneles de dicho trayecto.

Con la recepción de las unidades del segundo lote, pudieron empezar a realizar servicios desde Madrid hacia el norte, a destinos como Hendaya, Bilbao o Santander, sustituyendo a los trenes de la serie 130 que tuvieron problemas en los intercambiadores de ancho de vía y problemas de otra índole.

El tren de la serie 120, un éxito de CAF y Alstom

A pesar que el primer lote quizás no estuvo a la altura por algunas carencias, el segundo ha dado buenos resultados. Los trenes de la serie 120 han desplazado en muchos lugares a sus rivales de la serie 130 de Talgo, demostrando por el momento que el sistema de cambio de ancho de vía BRAVA de CAF es superior, sobre todo en los intercambiadores.

El resultado ha sido un tren muy práctico, polivalente, eficaz y barato de mantenimiento, aunque quizás la estética y diseño del tren no acompañe mucho.