No es el objeto de este artículo abordar la temática médica de la ninfomanía, sino presentar el ambiente “swinger” cómo un espacio idóneo para el desarrollo adecuado de la sexualidad de las mujeres con un apatito sexual “exagerado” o ninfómanas.

La ninfomanía, ¿forma parte de las enfermedades sexuales o no?

Pero si que hemos de mencionar alguna definición de las múltiples que hay para la ninfomanía, nos quedamos con la definición expresada por el Dr. Gustavo Castillo Ramírez y el Dr. Rafael Villar Cuevas, en el portal entorno médico: Se entiende por ninfomanía, a un apetito sexual exagerado de la mujer, el límite de lo normal no está definido claramente, pero se puede decir que existe patología sexual si las preocupaciones sexuales tienden a dominar el pensamiento consciente aun después de que el acto sexual ha sido ejecutado. O si el sexo tiene una influencia tan dominante que interfiere con otros aspectos de la vida diaria del individuo.”

Cuando el deseo sexual de las mujeres sobrepasa los cánones socialmente aceptados, se encuentran con muchas situaciones embarazosas, sobre todo de falta de respeto hacia su persona y en algunos casos ponen en riesgo su integridad física al querer satisfacer sus necesidades sexuales.

El ambiente swinger un lugar de respeto para las ninfómanas

El ser swinger significa libertad de criterio y de acción, sin enjuiciar a ninguna persona. Es en el ambiente de las parejas liberales, en el ambiente del intercambio de parejas, en el swinger, donde las mujeres con los deseos y las necesidades sexuales que antes hemos mencionado, pueden cubrir sus expectativas y hacer realidad sus fantasías, sin que ninguna persona les falte al respeto, es en ese ambiente donde encontrará personas con sus mismas necesidades o deseos, personas con las que compartirán sus aficiones, sintiéndose en plena libertad y comodidad.

Los clubs swingers la opción más segura para iniciarse en el swinger

Para las mujeres sin pareja, sin lugar a dudas es su mejor opción. Los clubs en su mayoría tienen unas normas de comportamiento estrictas con el respeto a los demás, y ofrecen un lugar vigilado y seguro donde acudir solas sin ningún sobresalto.

En los clubes swingers pueden conocer gente diversa con diferentes gustos y necesidades, pero con todos ellos se puede hablar abiertamente de sus deseos o necesidades, ellos les comprenderán y ayudarán en sus inicios.

Para las parejas swingers una buena opción es acudir a los “gang bang”

Los maridos que aman a sus mujeres y que comprenden la problemática a la que se enfrenta la pareja por el apetito sexual de la esposa ninfómana, también tienen en los clubs una buena referencia.

Si la esposa tiene la fantasía o la necesidad de tener sexo con multitud de hombres a la vez, debe saber que los clubs swingers tienen días dedicados a los “gang bang”, donde las mujeres con mucho apetito sexual pueden disfrutar del sexo con varios hombres simultáneamente, con la seguridad de que el marido, la cuidará y la tratará con el cariño que ella desea.

Otras opciones para el intercambio de parejas

Hay multitud de opciones para intercambiar parejas, pero el paso previo por un club swinger permite conocer más rápidamente el ambiente, poder hablar y contrastar opiniones con muchas personas en un lugar neutral y seguro.

Una vez introducidos en el ambiente, ya se puede acudir a todo tipo de fiestas swingers que se organizan en lugares privados, o empezar a contactar con otras parejas o singles vía internet, en las páginas swingers que hay en la red.

En cualquier caso cuando las mujeres o las parejas necesitan o desean una gran actividad sexual el ambiente adecuado es el “swinger”, donde se sentirán cómodos y nada extraños, reconociéndose en los demás como parte de un colectivo con unas aficiones, deseos o necesidades similares.