Dominique Strauss-Kahn, acusado de la comisión de delitos sexuales, ya ha pasado por varias de las etapas del proceso penal en que se encuentra actualmente involucrado. Así lo explica el abogado Adrián Ventura en un artículo reciente. Un juez ya accedió al arresto domiciliario del imputado bajo condiciones del todo estrictas: Strauss-Kahn llevará una pulsera electrónica; no podrá salir de su departamento, estando sujeto a vigilancia mediante cámaras y presencia policial. A ello debemos sumar que el ex Director Gerente del FMI debió pagar una fianza de un millón de dólares y ofrecer otros cinco como garantía de que no intentará fugarse, pues no podrá salir de Estados Unidos.

¿En qué consiste el proceso a DS-K?

El fiscal ya pidió su procesamiento; el Gran Jurado lo acusó de siete cargos graves, tras lo cual Strauss-Kahn deberá enfrentar un Juicio Oral bajo el sistema de jurados; es decir, ante un tribunal integrado por ciudadanos comunes y corrientes y por un Juez.

La fiscalía, tras juntar las pruebas de que disponía (entre otras: testigos, muestras de ADN y la declaración de la víctima), sometió el caso a consideración de un Gran Jurado, que es un órgano integrado por un número variable de ciudadanos (hasta 23 personas), que escuchan a puertas cerradas al fiscal, sin contar con la presencia del defensor, y evalúan si las pruebas aportadas al proceso revisten el mérito suficiente como para que se celebre un Juicio Oral. El Fiscal ya obtuvo el visto bueno del Gran Jurado. Entonces, una vez realizadas ciertas audiencias intermedias, comenzará la etapa más delicada: el Juicio Oral, ante un jurado conformado por personas de a pie, gente común y corriente.

¿Cómo funcionará el jurado?

Para determinar qué ciudadanos integrarán el jurado, se convoca a un número bastante más elevado que los cupos que hay que llenar, ello porque tanto defensor como fiscal participan en la selección de los miembros del mismo, pudiendo tachar a algunos de los eventuales candidatos. Los miembros del jurado deben ser nacionales, estadounidenses que entiendan el inglés. Luego de ello, estos ciudadanos son aislados en una sala sin comunicación con el mundo exterior: los juzgadores serán trasladados a un lugar secreto (a salvo de presiones externas de los medios de comunicación). Ninguno de ellos podrá hablar del caso, salvo entre ellos mismos. Así, este grupo de personas, en conjunto con un juez, decidirá la suerte de Dominique Strauss-Kahn.

Lo que viene

El próximo 6 de junio se llevará a cabo la audiencia en que Strauss-Kahn deberá declararse culpable o inocente. Sin embargo, hay dos factores que sería importante tener en cuenta a la hora de hacer un análisis al respecto: la defensa del imputado es especialista en controversias de este tipo: de hecho, fueron los abogados de Michael Jackson cuando se le formularon acusaciones del mismo tipo.

Un segundo aspecto a tomar en cuenta es que en Estados Unidos 90% de los juicios no terminan en sentencia, sino en salidas alternativas (en el caso en cuestión, la alusión está hecha a acuerdos privados a que pueden llegar las partes), así lo detalla Denis Lacorne, Director de Investigación del Instituto de Ciencias Políticas de París, en un artículo que apareció en Le Monde: en concreto, existe la posibilidad de que se llegue a un pleabargain: un acuerdo entre las partes, en que el acusado se declara culpable de un delito menor al que se le reprocha para recibir una pena reducida y, en el mejor de los escenarios, la libertad condicional.

¿Podrá un grupo de ciudadanos decidir en justicia el resultado del caso? Es de esperar que el sistema equilibre adecuadamente la eficiencia con la imparcialidad y la búsqueda de la verdad de los hechos.

Fuentes:

http://america.infobae.com/notas/25347-Affaire-Strauss-Kahn-hay-un-90-de-chances-de-que-el-juicio-no-se-complete

http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/8961121

http://www.larazon.es/noticia/7477-analisis-dsk-su-futuro-legal-en-manos-de-doce-neoyorquinos

http://www.lanacion.com.ar/1374780-el-juicio-por-jurados-un-sistema-agil-y-popular