El 5 de diciembre de 2011 nos enterábamos que la Misión Kepler de la NASA había descubierto un nuevo planeta ubicado en la zona habitable de su estrella con muchas posibilidades de ser habitable, el Kepler 22b que orbita a 600 años luz alrededor de Kepler 22. Unos días después anunció el hallazgo de dos exoplanetas del tamaño de la Tierra orbitando la estrella Kepler 20 a una distancia de unos 950 años luz del sistema solar. Se sabe que el sistema de descubrimiento de planetas de la misión Kepler es por la medición de las bajas en el brillo de más de 150.000 estrellas que rastrea constantemente, en este caso se dieron varias caídas de luminosidad de la estrella Kepler 20, ya que se encontraron 5 planetas orbitándola.

Un hito en la búsqueda de exoplanetas

La propia NASA calificó, por medio Nick Gautier - del Laboratorio de Propulsión de la NASA en Pasadena, California -, como un "hito en la búsqueda de mundos extraterrestres" este anuncio destacando que son "los más pequeños hallados hasta ahora fuera del sistema solar". Por su parte el astrofísico Francois Fressin, director del Centro Harvard Smithsonian para Astrofísica agregó que "Cruzamos un umbral, hemos probado que existen planetas como el nuestro en torno a otras estrellas y, más importante aún, que la humanidad puede detectarlos. Es el comienzo de otra era".

Kepler 20e y 20f

Los planetas encontrados orbitan alrededor de la estrella Kepler 20, una estrella tipo G algo más fría que el sol, al igual que Kepler 22. Los planetas del tamaño de la Tierra fueron bautizados como Kepler 20e y Kepler 20f, es decir son los encontrados por número de orden en el cuarto y quinto lugar; no significa que los Kepler 20 b, c y d estén más cerca de la estrella. En cuanto a los tamaños detectados, uno tiene un diámetro un 3 por ciento menor que la Tierra y el otro es un 3 por ciento mayor. Los dos planetas no están en la zona de habitabilidad, ya que están muy cerca de su estrella. En cuanto a la temperatura, el más cercano, Kepler 20e promedia los 820 grados y el más lejano - el f -, los 430 grados. Pese a esta aparente decepción, los científicos dijeron que no debe excluirse la posibilidad de que en el pasado hayan sido habitables, de haber estado alejados de la estrella anfitriona, pero lo que no cabe duda es que el hallazgo un paso para encontrar un planeta del tamaño de la Tierra que sea habitable.

Masa y órbita de los planetas encontrados

Los dos planetas terráqueos tienen una composición rocosa, por lo que se calcula que sus masas deben de ser equivalentes a un rango de entre 2,7 veces menor y 3 veces mayor que la masa de la Tierra. La órbita de Kepler 20e es de 6,1 días alrededor de la estrella ya que está a 7,6 millones de kilómetros de ésta, mientras que Kepler 20f completa su giro en 19,6 días a una distancia de 16,6 millones de kilómetros.

Los otros planetas del sistema Kepler 20

Cada sistema planetario tiene sus particularidades. En un tiempo se pensaba que estos sistemas tenían los planetas rocosos cerca de la estrella y los gaseosos gigantes alejados, como en nuestro sistema solar (sin perjuicio de los más alejados todavía, que son planetoides rocosos que están desde Plutón en adelante). Sin embargo, desde el descubrimiento del primer exoplaneta 51 Pegasi b y de otros como 55 Cancri f, las teorías han debido reformularse. El ejemplo vale para el caso de Kepler 20, al que la Misión Kepler le ha detectado cinco planetas, que por su orden cronólogico de descubrimiento son el Kepler b, c, d y los similares a la Tierra e y f. Pero estos planetas están increiblemente distribuidos. En efecto, el astrónomo y docente de la Universidad de Harvard, David Charbonneau, dijo que "En nuestro sistema solar hay cuatro planetas rocosos, ubicados más cerca del Sol, y otros tantos más gaseosos, ubicados más lejos" y agregó, "En el sistema de la Kepler-20 los planetas están alegremente mezclados: el primero que se encuentra es parecido a Neptuno, el siguiente es rocoso, el siguiente es otro Neptuno, el otro rocoso... uno grande y uno chico, uno grande y uno chico, uno grande... y todos orbitan dentro de la distancia que Mercurio orbita al Sol". Mercurio orbita alrededor del Sol a unos 50 millones de kilómetros y sabemos lo caliente que es por su cercanía. Uno no querría imaginarse esos cinco planetas amontonados en ese espacio, interactuando con sus enormes gravedades y a las tremendas temperaturas que padecen por su cercanía a la estrella anfitriona.