Quienes tienen una vida sexual activa, pueden gozar de lo placentero que es el sexo; pero también de sus beneficios a corto y largo plazo en el organismo. Esto ha sido comprobado por los estudiosos del campo médico y sexual, quienes a su vez manifiestan que si la pareja tiene relaciones sexuales de dos a tres días a la semana, es más probable sacar provecho a los beneficios.

El sexo y el estrés

El orgasmo en la relación sexual produce una sensación de calma y relajamiento, por ello se sabe que el estrés se reduce con el sexo. Si una persona no tiene deseo sexual debido al estrés, debe saber que el sexo ayudará en esa área específica.

Cuando existe ausencia del deseo sexual, depende de la pareja llevar al otro a una excitación relajante para aumentar el deseo en la excitación. Una vez dándose esta es más fácil que quien está estresado participe de manera natural y placentera en el acto sexual y una vez llegado al orgasmo, el estrés puede disminuir o desaparecer. El sexo es también un buen remedio para los dolores de cabeza debido al flujo sanguíneo que se irriga por las arterias. Mejora el estado de ánimo, relaja y revitaliza.

El sexo y la salud física

Tener sexo con regularidad reduce la posibilidad de obtener resfriados; debido a que desarrolla un anticuerpo denominado Inmunoglobulina y es un antihistamínico natural para prevenir el asma y las alergias de la primavera.

Reduce la saturacion de grasas malas en el organismo, debido a que se queman calorías durante el acto sexual. Previene la incontinencia urinaria a largo plazo, y a los hombres; gracias a la eyaculación con frecuencia les ayuda a reducir el cáncer de próstata.

El sexo y buen cuerpo

En una relación sexual se ejercita sobre todo el abdomen y los músculos pélvicos, pero hay más de quinientos músculos que participan y así se logra ejercitar todo el cuerpo.

Además, se libera estrógeno, una hormona femenina que mejora la piel y el cabello aportando así a la belleza física de la mujer.

El sexo y el corazón

Cuando se tienen un orgasmo, la irrigación que se produce a través de los vasos sanguíneos mejora la circulación concentrandose en la parte central del cuerpo humando donde están ubicados los genitales.

Esta irrigación permite que la sangre circule de manera más efectiva por el cuerpo, y sobre todo reduce la posibilidad de un ataque cardiaco, ya que este afecta en el cuerpo humano cuando la circulacion no está funcionando correctamente, ni bombeando al corazón como debiera ser.

El sexo y el sueño

Se cree que la liberación de la oxitocina y vasopresina; compuestos químicos del cerebro, liberados durante el orgasmo, conducen a la relajación y somnolencia. Por ello, luego del acto sexual la pareja tiende a quedarse dormitando aun cuando sea durante el día.

El sexo y la mente

La endorfina es una hormona conocida como "la hormona de la alegría". Tener sexo libera endorfina en el flujo sanguíneo, provocando así un estado de euforia, liberando sensaciones de bienestar. Es perfecto para la depresión.

La integridad en la relación sexual

El ser humano es íntegramente conformado por la parte física y aquella denominada espiritual y emocional, la parte que no se ve pero que es reflejada en todo lo exterior; físico y del comportamiento.

El sexo en el matrimonio basado en la fidelidad, evita tanto perjuicios físicos (enfermedades venéreas), como emocionales (separación, depresión). Trae un bienestar integro en todos los componentes del ser humano. Tener una sola pareja sexual a su tiempo, tiene tantos beneficios como el sexo mismo.