Los ñoquis pueden acompañarse de muchas maneras pero, como por naturaleza son suaves, se recomienda que el acompañamiento sea ligero de sabor y poco condimentado. Para algunos basta con una salsa blanca o tuco y un poco de queso gratinado. Esta es una solución rápida y eficaz que siempre da resultado, pero si lo que estás buscando es algo más especial, aquí encontrarás las recetas de las salsas más sofisticadas y cómo elaborarlas.

Opción 1: Salsa de crema y pimientos

La elaboración de esta salsa es sencilla y los ingredientes fáciles de encontrar, aunque no por ello hemos de pensar que es una receta simple o vulgar. El sabor en su justa medida le otorgará a tu plato de pasta o ñoquis la posibilidad de convertirse en una comida selecta y distinguida.

Ingredientes para la salsa:

  • 3 hojas de albahaca
  • 150 cc. de caldo de verdura
  • 200 cc. de crema de leche
  • 1 cebolla
  • 1 morrón colorado
  • Queso parmesano rayado
  • Sal
  • Pimienta negra molida
Para elaborar la salsa lo primero es cortar los morrones en tiras y la cebolla en pluma para saltearlas en una sartén con aceite de oliva. Se salpimienta y, cuando ya estén a punto, se le agrega el caldo de verdura y las hojitas de albahaca picadas. Si se quiere darle el tacto de crema se pasa la salsa por la licuadora y se mezcla nuevamente en una sartén con la crema de leche.

Antes de servirse conviene comprobar la sazón. Puede esparcirse la salsa sobre los ñoquis y luego agregar el queso parmesano rayado en cada plato a gusto de cada comensal. Si se prefiere, añádase el queso mientras la salsa se prepara en la sartén dejando que se deshaga y dándole a la salsa un toque homogéneo de sabor a queso.

Opción 2: salsa de tomate y limón

Si la crema de leche te empalaga fácil y prefieres sorprender con una salsa más fresca y original, aquí tienes los pasos a seguir para deleitar a tus invitados con un singular toque de limón. Es tan fácil de cocinar que no dudarás en incorporarla a otros platos de pasta.

Ingredientes:

  • 3 tomates
  • Ralladura de 1 limón
  • 1 Cucharadita de azúcar y otra de sal
  • pimienta
  • hierbas a elección
Coloca los tomates pelados y cortados en una ollita a fuego suave para que se vayan deshaciendo para poder hacer la salsa. Añade la sal y el azúcar para cortar la acidez y condimenta con la pimienta y las hierbas al gusto. Agrégale la ralladura de un limón y deja que hierva durante diez minutos a fuego suave. Servir sobre los ñoquis.

Opción 3: salsa de verdeo con jamón

Esta salsa es más contundente que las anteriores y un poco más pesada pero si tienes invitados de buen comer, seguro que les encanta. Los ingredientes, esta vez, son para 6 personas.

  • Cebolla de verdeo
  • Aceite de oliva
  • 150 g de jamón crudo
  • Sal y pimienta a gusto
  • 100 cc. de crema de leche
  • Salsa blanca para 6 personas
Lo primero de todo es picar la cebolla de verdeo y ponerla a pochar en una sartén con una cucharadita de aceite de oliva. Cuando esté lista se saca a un platito y se reserva. En la misma sartén se pone la salsa blanca y la crema de leche y se añade el jamón crudo picado en finas tiras. Cuando esté condimentado al gusto añades el verdeo y ya está listo para servirse junto a los ñoquis. Puedes decorarlos con tiritas de morrón con hojas de albahaca

Opción 4: crea tu propia salsa

Si estas tres opciones no te son suficientes para sorprender a tus comensales ¡anímate a crear tu propia salsa! Sólo tienes que tener en cuenta los ingredientes básicos de la comida italiana y buscar los complementos más acertados y originales. Prueba a jugar con las especias orientales y los sabores agridulces, sin olvidarte de la controversia entre los alimentos fuertes y los suaves.

Da rienda suelta a la intuición para que busque los contrastes en lo alto de tu paladar y no olvides que, en la cocina, todo está permitido pero que muchas veces menos significa más. ¡Buen provecho y suerte!