El santo niño Jesús de peyotes, es venerado desde que era la Misión del Dulce Nombre de Jesús de peyotes, llamado así por una imagen de un niño traído desde España en 1698, que se fundó la misión por el reverendo padre fray Bartolomé Adame, religioso europeo, hijo de la santa provincia de Jalisco, quien lo colocó en ese sitio poniendo bajo su protección esa nueva población de indios, que voluntariamente pidieron el bautismo. Entre varias naciones que aquí se congregaron, fue la más numerosa, la de los indios sijames. Fueron los indios que permanecieron siempre fieles y fueron los únicos que avisaron a los ministros y procedieron con lealtad en la sublevación general de los indios pacíficos de otras misiones.

Era la época de la evangelización de los indios, dueños de las vastas extensiones de tierra y que sirvió para que cambiaran su condición de nómadas a pobladores fundadores de misiones, en torno a las que se fueron formado los pueblos.

Origen de su nombre

Se dijo también de los peyotes, por una planta así llamada, que abunda en esa región, tan útil para usos medicinales, como perniciosa para los indios, que acostumbraban sacar de ella un brebaje que los hacía muy activos y les daba fortaleza, además los privaba del uso de la razón y juicio en sus mitotes y regocijos.

El peyote es un cactus del que se obtiene la mescalina, una droga alucinógena.

Cerca de Villa Unión, Coahuila hay una serie de elevaciones redondeadas de no más de 300 metros de alto y es llamado el lomerio de peyotes y allí nace y crece de manera natural el peyote.

Ubicación del santuario

El santuario se encuentra en Villa Unión, Coahuila, se localiza en el noreste del estado, colinda con los municipios de Nava, Allende, Juárez, Guerrero y Sabinas.

Características de la imagen

El santo niño de peyotes es una escultura tallada en madera de caoba de fines del siglo XVII, su capa pictórica imita al marfil, esto indica que es una obra especial dentro del virreinato y es venerado por los habitantes de ese lugar y miles de personas que viajan para visitarlo, pedirle favores y a quienes les ha dado salud, éxito o alivio y consuelo para sus penas, ellos a cambio dejan las trenzas de sus cabellos, fotos y cartas de agradecimiento, así como también ofrecen caminatas desde Allende a su santuario, cuyo recorrido es de 18 kilómetros.

Los festejos

La feria de Villa Unión se celebra en diciembre y está íntimamente relacionada con las festividades del niño Dios, visto en el santo niño de peyotes; la plaza principal se llena de colorido con los juegos mecánicos, la gente camina por los corredores, la iglesia es bellamente adornada y el 24 de diciembre se hace un árbol de juegos pirotécnicos, cuyos destellos luminosos empiezan a las doce de la noche, anunciando el nacimiento del niño Dios justo enfrente de la iglesia del santo niño.

Leyenda

Cuenta la leyenda que en la iglesia de la misión del dulce nombre, estaba la estatuilla en un nicho, de donde desaparecía y era encontrada de pie; habiéndose repetido esto varias veces, entendieron los frailes que era voluntad divina que se le hiciera una iglesia en este lugar. Actualmente el nicho existe a un lado del santuario del santo niño.

El 25 de diciembre de 1900, el templo sufre un incendio y el santo niño es rescatado del fuego en perfectas condiciones.

Características del templo

Actualmente el templo es de piedra y está formado por dos cuerpos, y una torre que aloja las campanas y lleva en su cúpula una cruz.