Cuando se descubre a una persona gay, a muchos heterosexuales les resulta incómodo y hasta inaceptable reconocer que es su igual o semejante, con excepción de la inclinación o preferencia sexual. Sin embargo no es difícil reconocer que el mundo sería mucho más agradable si las discriminaciones entre el género humano dejaran de existir.

La salida del closet es algo que pocos agradecen

Las féminas lo lamentaron, es verdad. El atractivo masculino de Ricky Martin siempre las ha hecho suspirar, aunque ahora saben que sólo le gustan los hombres. Esto las deja a un lado, pero independientemente de ello, lo bello y lo de artista, no se le quita por eso. Para los homosexuales ocultos, "salir del closet" debe ser algo parecido a caminar sobre brasas ardientes, pues la homofobia ataca al esgrimir que deben ser sinceros y decir su verdad, tanto como si no la esconden.

Los que se dicen hombres a sí mismos o "machos"

Una escena de ficción, pero muy real: la antesala a un baño de hombres en un centro comercial, al frente, una fila de las mujeres que espera para entrar al que le corresponde. Se escucha un alboroto: hombres alterados, ruidos y patadas. Entre las frases se escucha: es que no hay baños para maricos, ¿qué hace este tipo aquí? Luego sale del baño de hombres, apurado, nervioso y muy humillado un muchacho, visiblemente gay. ¿Qué puede justificar un ataque de ese tipo que no sea una discriminación abominable? ¡Qué vergonzoso!

Fama y fortuna ayudan

Para Ricki Martin tal vez no fue tan difícil al tener un gran respaldo y apoyo a través de su trayectoria y fama. También, su responsabilidad al ser padre de dos bebés lo impulsó a revelarse ante el mundo y mostrarse junto a su pareja, como toda una familia que se acepta, aunque a muchos les parezca una rareza. Así lo hicieron Eltón John, Boris Izaguirre, Ellen Degeneres y muchos más. No obstante, ciudadanos (generalmente homosexuales hombres) comunes de todos los países aún necesitan desesperadamente utilizar a mujeres a quienes convierten en sus novias y esposas para ocultar lo que realmente son desde el punto de vista sexual, destruyendo así la vida de otros como las suyas propias. Es muy duro salir al ruedo y enfrentar el rechazo de la homofobia, cuyo maltrato a veces llega hasta lo físico y a la pérdida de sus familiares y seres queridos más cercanos.

¿Qué hay de Dios en todo este asunto?

De igual manera, algunos fundamentos bíblicos (aunque en contradicción con otros) fortalecen el sentimiento de rechazo hacia el prójimo homosexual, aún cuando tantos de ellos son creyentes de Dios e incluso verdaderos cristianos. Es difícil verlo de una sola ojeada, pero si se investiga y reflexiona, se puede observar que la humanidad siempre quiere asemejar a Dios a su propia imagen, pensamientos y sentimientos, sin reconocer que la existencia del Ser Supremo es mucho más elevada y que poco tendrá que ver con las limitaciones que existen en este mundo.

Probablemente, la heterosexualidad intenta, desde el inicio de las especies, guardar equilibrio y orden. Desconocemos por qué existen tales diferencias. Quizás hayan algunas razones o causas que pudieran evitarse, pero a veces, no las hay. Ante esto, aceptar el mundo como es sería lo más saludable y pacífico.

Un valiente que sobrevive

Lo de Ricky Martin es un ejemplo de enorme valentía, es asumirse como es, ante sí y ante quien sea; es ariesgarse a perder algo de sus fans, sintonía y distinción como gran figura de la música pop bailable, sensual y romántica de nuestros días, pero lo hizo y lo logró sin que se cayera el mundo, salió airoso a la superficie de nuevo y continúa entre todos, hombres y mujeres, sin importar si son heterosexuales u homosexuales. Es uno de nuestros más consumados artistas, guapo y venerado. Así que los aplausos siguen.