El idioma ruso ha sido la lengua del socialismo y la primera hablada en el espacio, conocida por su producción literaria y científica en un extenso país que comprende once husos horarios.

En cada una de las ex Repúblicas Soviéticas, la lengua rusa lucha por sobrevivir y lo hace de distintas formas.

La teoría del crecimiento de la lengua rusa, en la práctica, no se contradice

El destino de la lengua rusa está ligado a la política y al desarrollo económico de la Federación Rusa. Paralelamente al crecimiento económico de la Federación, se nota un mayor interés en las generaciones jóvenes, como medio para acceder al gran mercado ruso. Poblaciones centroasiáticas, como armenios, bielorrusos, ucranianos consideran importante aprender el ruso con fines laborales.

La República Checa, desde la mitad de los años noventa, ha quintuplicado el número de estudiantes de las escuelas secundarias que eligen estudiar el ruso. En Hungría, el Ministerio de Educación confirmó el renovado interés por estudiar la lengua rusa, sobre todo en las disciplinas económicas. En Polonia y Bulgaria, el empleo de la lengua de Moscú ha ascendido, el Centro Cultural Ruso de Varsovia registró un 35% más de inscriptos en los cursos de ruso.

¿Ucraniano o ruso?

El ruso es la lengua madre del 30% de los ucranianos, pero el 90% la habla regularmente. El factor desequilibrante es la distribución marcada de las dos lenguas: el ruso se concentra en la parte oriental del país, por siglos dominado por Rusia, y en los grandes centros urbanos; mientras el centro de Ucrania habla la lengua nacional, igual que la región occidental de zonas rurales, que siempre han visto a los rusos como los invasores.

Desde el año 1989 el ucraniano es lengua oficial del país y el ruso no ha conseguido, como pretendían algunos políticos, convertirse en segunda lengua oficial. En el ámbito oficial se usa el ucraniano, pero no se puede negar el bilingüismo difuso en la vida de todos los días.

La lengua rusa en Letonia no encuentra espacio

En el año 1940, Letonia fue anexada a la URSS y la lengua letona debió ceder paso al ruso, lengua oficial de la Unión Soviética. A mitad de los años 90, un fuerte sentimiento nacionalista hace que personal militar exsoviético y antiguos dependientes de la KGB, sean obligados a dejar el país. En 1992 fue sancionada una ley: “Letonia es el único territorio étnico habitado por el pueblo letón en el mundo, por lo que es necesario preservar, proteger y desarrollar su lengua y cultura”.

Según la controvertida ley, se establece una nueva categoría de personas definidas como “no ciudadanos”, las cuales, para poder entrar a formar parte del pueblo letón, deberán comunicar en letón, presentar un título de estudio de la lengua, o de lo contrario, deberán afrontar una prueba basada en el conocimiento del idioma, la constitución, el himno nacional y la historia patria.

Asia Central: el uso del ruso depende del país

En las repúblicas centroasiáticas se está produciendo un progresivo debilitamiento de la lengua rusa. En Uzbekistán, la lengua local uzbeko, es obligatoria para obtener un empleo estatal. Sólo el 10% de la población rusa conoce el idioma, lo cual alimenta la emigración de esta república.

En Kirguizistán, en el año 2000, el ruso fue declarado lengua oficial, a la par del kirguís. Muchas escuelas enseñan ruso, pero los maestros que lo enseñan son kirguises, no son especialistas en gramática, y a los niños se les transmite un idioma lejano del verdadero ruso, aquel correcto y usado como idioma literario.

Rusia y su idioma aún inspiran temor. Antes de que el ruso sea redimensionado, debería utilizarse como instrumento para mejorar la imagen de Rusia en el exterior y limitar la “rusofobia”.