La historia siempre tiene al menos dos versiones, la hegemónica de los ganadores y al menos otra, la de los perdedores. Adentrarse en el pasado, de la mano de los testimonios y opiniones de distintos actores, nos permitiría construir una versión propia de la misma historia.

En este caso, se muestra la visión ampliamente aceptada sobre un hecho extraño en la fantástica patagónia austral, y la de uno de los pueblos aborígenes afectados en esta historia.

El Reino de Araucanía y Patagonia

Según "El reino de Araucanía y Patagonia" de Armando Braun Menéndez (Editorial Francisco de Aguirre 1973) y datos en Wikipedia, el Reino de la Araucanía y la Patagonia fue un intento de tomar posesión de un amplio territorio que ocupaba tierras de Chile y Argentina entonces escasamente habitado, por un francés llamado Orélie Antoine de Tounens con el apoyo de un grupo reducido de indígenas.

En 1858, Orélie llegó a la Patagonia y contactó con el Jefe Quilapán, a quién entusiasmo con la idea de fundar un Estado Mapuche. En consecuencia, el 17 de noviembre de 1860 se fundó entonces el Reino de la Araucanía y se proclamó rey bajo el título de Orélie Antoine I.

Se intentó el reconocimiento del nuevo estado ante el gobierno chileno, primero no fue reconocido y luego se pidió su persecución y arresto, que se produjo en enero de 1862.

El arresto de Orélie Antoine I

Luego de una azarosa detención, fue repatriado a Francia donde logró el apoyo de algunos empresarios para financiar el segundo viaje realizado en 1869.

A su llegada, la situación se había modificado con las acciones emprendidas por los ejércitos chileno y argentino para controlar el territorio. Ante esa situación, ya no fue tan bien recibido por los indígenas debiendo huir a Buenos Aires.

Hubo dos intentos posteriores de ingresar al territorio patagónico en 1874 y 1876 hasta que el 17 de septiembre de 1878 falleció en Francia sin dejar herederos.

Gustave Aquille Laviard, amigo de Oréile se autoproclamó como sucesor solicitando posteriormente ayuda al Presidente de los Estados Unidos, petición que fue rechazada.

Actualmente rige un gobierno en el exilio con sede en París, no reconocido por ningún estado.

Visión Mapuche de la historia

Huichacurha Marhique ha escrito en el sitio oficial de la cultura Mapuche la versión de estos hechos según su visión y testimonios históricos.

Describe en su nota que en 1858 arriba a Chile un ciudadano francés atraído por la valiente y heroica resistencia del pueblo Mapuche ante los intentos de ocupar el territorio por parte del Estado Chileno.

Ya en territorio Mapuche se integró a su sociedad aprendiendo el idioma, vistiendo sus prendas y hasta dejándose crecer el cabello como los indígenas, compartiéndo con ellos su vida y necesidades, logrando de esta manera su confianza y respeto.

El diplomático Oréile Antoine

Menciona Huichacurha que Oreíle asesoró a los principales Jefes Kilapan y Calfucurá entre otros, sobre la forma más eficaz de negociar con las autoridades chilenas y argentinas.

El ser reconocido como leal al pueblo mapuche, posibilitó que el 17 de noviembre de 1860 se aprobara una Constitución del Reinado de la Aracanía y Patagonia erigiéndose él como Rey.

Luchó entonces, junto a los Mapuches argumentando que sus territorios eran independientes de otros estados y denunció activamente el genocidio que se abatía sobre la nación Mapuche.

Coincide con la historia oficial en que luego de muchas peripecias fue finalmente apresado en enero de 1862 pero desecha las acusaciones de loco o enajenado con que era estigmatizado Oréile por los gobiernos chileno y argentino.

Epílogo

Menciona por último que su monarquía, fue reconocida por numerosos gobiernos y monarquías de Europa y el mundo, aunque no los nombra. Si, este autor destaca, la actitud de Oréile como amigo del pueblo Mapuche al que defendió ante el genocidio a que era sometido en nombre de la civilización y el progreso.

Estas visiones contrapuestas probablemente estimulen a buscar mayor información y otros autores que permitan con una mayor afluencia de datos construir una opinión independiente y propia del pasado reciente de la patagonia austral.