La tarde comenzó de manera espléndida para los intereses del Real Madrid. El Barcelona, su rival más inmediato, se dejó empatar ante la Real Sociedad un partido que tenía más que encarrilado, y dejó la posibilidad a los de Mourinho de situarse a dos puntos en la jornada 3. Los jugadores blancos, sabedores del resultado de Anoeta, salieron al césped del Santiago Bernabéu con ganas de arrollar a su rival como ya hicieron en la jornada anterior ante el Zaragoza. Con más nubes que claros, el Madrid sacó adelante un partido que, para nada, dominó de principio a fin. Benzemá en dos ocasiones y Cristiano Ronaldo confirmaron su buen estado de forma. Higuaín, que salió en los minutos finales, quiso reivindicarse con un gol, en el minuto 87, que cerraba el partido. Miku fue el mejor de un gran Getafe que mereció mucho más en la tarde de ayer.

Un Madrid de más a menos

Los blancos salieron desde el minuto 1 a buscar el primer gol para poder afrontar el resto del partido con más tranquilidad. La presión del Madrid no dejaba sacar el balón con claridad al Getafe y Di María y Ronaldo gozaron de muy buenas ocasiones en los 10 primeros minutos. Sin embargo fue el 'pichichi' de la pretemporada blanca, Karim Benzemá, el que inauguró el marcador tras un disparo a media altura desde la frontal del área. A partir de ahí, el Madrid se fue diluyendo poco a poco y regalando la posesión al Getafe.

A lo largo de toda la primera parte, la presión de los blancos se hizo mucho más débil, por lo que permitía a los azulones tocar el balón y llegar hasta la portería de Casillas. Xabi Alonso y Özill no lograron hacerse con el control del centro del campo y eso lo pagó caro su equipo. Tanto que una jugada de contraataque, a falta de 7 minutos para el final, terminó con una asistencia de Lacen que dejó solo a Miku, quien no perdonó la oportunidad de empatar el partido. El Madrid intentó reaccionar en los minutos finales de la primera mitad, pero se fueron al descanso con 1-1 en el marcador.

Poco juego y mucho oficio en la segunda parte

Parecía que, tras el empate del Getafe, los de Mourinho iban a salir en la segunda parte a marcar el segundo cuanto antes. Sin embargo, fueron los azulones quien llevaron la manija del partido en los 10 primeros minutos y pudieron marcar en dos ocasiones. También las tuvo el Madrid, ya que Ronaldo, de 'chilena', pudo adelantar a los blancos tras una asistencia de Benzemá. En el minuto 59 cambió el rumbo del partido. Cristiano llegó al área del Getafe y fue derribado por Cata Díez. El árbitro pitó penalti, pero la repetición dejó claro que, si bien sí que hubo falta, ésta se produjo fuera del área. El portugués no desaprovechó la oportunidad y marcó el segundo.

Lejos de ir a marcar el gol de la tranquilidad, el Madrid regaló la posesión al Getafe y se dedicó a esperar la posibilidad de una contra. De esta forma llegó el tercero. Cristiano Ronaldo realizó un magnífico cambio de juego que Benzemá aprovechó tras una indecisión en la salida de Moyá. El equipo entrenado por Luis García no se vino abajo y metió a Güiza en el campo para tratar de empatar el partido. Mourinho, por su parte, dio entrada a Kaka' e Higuaín.

La insistencia del Getafe tuvo premio y Miku, tras una jugada de Güiza, resolvió a la perfección a falta de 17 minutos para el final. Los azulones siguieron intentándolo hasta el final, sin embargo, un taconazo de Kaka' llegó a las botas de Higuaín que, después zafarse de dos defensas, batió por bajo a Moyá y sentenció definitivamente el partido en el minuto 87.

A dos puntos del Barça

La victoria ante el Getafe deja al Madrid a dos puntos de ventaja con respecto al Barça en la tercera jornada de liga. Los de Guardiola empataron en Anoeta ante la Real Sociedad en un partido que se decidió por dos errores puntuales. Aunque saben que queda toda una temporada por delante, los blancos no desperdiciaron la oportunidad de poner un poco de tierra de por medio con respecto a su eterno rival.

La segunda jornada de la Liga BBVA pareció confirmar que el Barcelona y el Real Madrid estaban muy por encima de sus rivales y que iba a ser muy difícil discutirles el campeonato. Esta tercera jornada ha demostrado que los equipos que salgan a intentar ganarlos puede llevarse premio. Lo demostró la Real en Anoeta y a punto estuvo de hacerlo un Getafe que, pese al 4-2, un penalti injusto y un gol al final le privó de llevarse una buena renta del Santiago Bernabéu.