El Real Madrid ha iniciado la Liga de la mejor forma que podía hacerlo, goleando a domicilio. El partido correspondiente a la primera jornada de la Liga española de Primera División, la Liga BBVA se ha saldado con un marcador de 6 goles a cero en el Estadio de La Romareda contra el Real Zaragoza.

El Real Madrid mandó en el partido

Durante los noventa minutos, el Real Madrid se mostró intratable ante un Real Zaragoza que nada pudo hacer por evitar el dominio constante de los blancos. Pero el marcador pudo ser más abultado dadas las ocasiones que tuvo el equipo merengue en ambas mitades del partido.

El primer gol salió de las botas de Cristiano Ronaldo cuando en el minuto 23 se lanzó a la carrera entre los defensas maños y recogió un perfecto pase en profundidad de Özil. Cristiano no tuvo más que empujar el balón, que continuó con su trayectoria hasta el fondo de las mallas de la portería zaragocista defendida por Roberto.

En el minuto 27 se producía una falta fuera del área y Cristiano fue el encargado de lanzarla. El torpedo que lanzó el portugués dio en la mano de Poncio aunque el árbitro optó por no pitar el penalti.

No hubo trascurrido ni un minuto cuando se produjo la elaboración del segundo gol madridista. Ronaldo, en los límites del área del Zaragoza, mandó la atención de los defensas hacia el lado derecho, por donde subía Sergio Ramos, que apuró hasta la línea de cal, ofreciendo un pase interior cruzado.

El balón se elevó ligeramente hacia la posición de Cristiano Ronaldo que intento una chilena pero desistió al observar la dificultad. El balón fue recogido en su curso por Marcelo quien después de controlar la pelota, lanzó un zurdazo hacia el poste derecho de Roberto, entrando limpiamente en la portería.

La segunda parte, lluvia de goles

Después de terminar el resto del tiempo de la primera parte con ausencia de goles, pero no de oportunidades con un Real Madrid un poco más relajado, se inició la segunda parte con la misma dinámica.

En los primeros minutos, Benzemá se comportó muy constructivo con el juego de su equipo y tuvo una oportunidad cuando se lanzó hacia la portería con el balón jugado. El francés robó un balón a l paraguayo Da Silva, quien de forma inocente dio un pase horizontal en su defensa. Benzemá trató de superar a Roberto, quien con ayuda del cuerpo y de una mano milagrosa pudo desbaratar la opción de gol.

El Real Madrid pisó el acelerador

Donde no pudo hacer nada fue con el pedazo de obús que chutó Xavi Alonso desde fuera del área después que le llegara el balón rebotado de la defensa tras un intento de Di Maria. 0-3 y la cuenta se engrosaba en el minuto 64.

En el minuto 71, se producía un nuevo ataque de los delanteros madridista que se enfrentaban a una defensa del Real Zaragoza perfectamente alineada. No obstante, no pudieron hacer nada por interceptar el balón centrado desde Cristiano hasta Benzemá, de éste a Di Maria y finalmente, del argentino de nuevo al portugués que la empujó al fondo de las mallas. Un gol de libro con un dominio técnico y fijando sus posiciones en un relajado ataque. Puro arte.

El siguiente gol llegó de las botas del recién ingresado Kaká, quien emulando al mismísimo Zidane, controló un balón que le llegó de pase de Marcelo por la banda izquierda. El brasileño, paró y templó un derechazo que voló por la diagonal del área hasta entrar por la escuadra contraria. Nada pudo hacer el portero maño por evitar el quinto madridista.

El último gol, en el minuto 87, estaba reservado para el primer hat-trick de la temporada en las botas de Cristiano Ronaldo quien aprovechó un rechace en el área después de un lanzamiento comprometido de Kaká. La jugada de ataque efectivo empezó en los pies de Coentrao que vio como el brasileño se desmarcaba por la derecha.

Y claro, si Cristiano Ronaldo merodea en el área no se puede dejar suelto un balón. Tres goles de Cristiano Ronaldo, dispuesto a revalidar el Pichichi.

Aun quedó tiempo para que Pepe fallara el que podría haber sido el enésimo. Un lujo de juego que Mourinho valora como un gran partido de equipo. Además el entrenador portugués, en declaraciones al finalizar el encuentro ofreció las claves del encuentro: motivación, seriedad y concentración hasta el último minuto. Ya se sabe el tópico, sea cual sea el resultado el Real Madrid acaba el partido cuando lo diga el árbitro.