Aunque la realidad de las viudas de la India nos resulta bastante ajena en general a Occidente, es una situación tan anacrónica como aberrante.

La India en la actualidad

En la India del siglo XXI subsisten tradiciones que no casan en absoluto con la imagen de modernidad de una de las principales economías emergentes de la actualidad. El sistema de castas impide que se pueda construir un estado social, de manera que la riqueza está en manos de unos pocos, mientras que la mitad de la población es analfabeta, más de la mitad de los niños padece desnutrición y un tercio de la población sobrevive bajo el umbral de pobreza en condiciones miserables.

Condiciones de vida de las viudas

Ese es el caso de las viudas de la India, mujeres cuyo principal delito es haber sobrevivido al marido. Esto hace que sean repudiadas por sus propias familias al suponer una boca más que alimentar en sus ya de por sí maltrechas economías, o en el caso de las castas más altas (estas tampoco se libran) son rechazadas con la intención de quedarse con la parte que le corresponda al marido.

Despojadas de su honor, son despreciadas por no tener un hombre a su lado, sin ingresos propios ni posibilidad de generarlos, las viudas por tradición se consideran de mal agüero, de manera que en muchos lugares es practicamente imposible que encuentren un trabajo, para el que muchas además ni siquiera se encuentran preparadas al carecer de formación.

Malviven en las calles viviendo de la caridad, o de una exigua pensión del Estado, su situación es tan desesperada que muchas se ven abocadas a la explotación sexual o laboral, se mantienen hoy en día auténticas situaciones de esclavismo en toda la India.

Intentos de modernización

A pesar de que los sucesivos Gobiernos en la India han pretendido ir aboliendo aquellas tradiciones manifiestamente injustas que inspiraban leyes igualmente injustas, la realidad es que en la práctica la tradición y la mayoritaria religión hindú, que promueve y justifica situaciones de sometimiento y discriminación de la mujer, se impone a las leyes, lo cual hace muy dificil erradicar esta realidad. Las ayudas provienen siempre de ONG's o proyectos solidarios de caracter privado como Sosmujer.

Medidas de la Unión Europea

Recientemente la Unión Europea ha empezado a preocuparse por la terrible situación de estas mujeres, encargando una investigación a la Comisión Nacional de la Mujer, sobre las viudas abandonadas en Vindravan, una ciudad india a donde llegan esta mujeres en busca de ayuda y refugio, allí, aunque su situación es igual de miserable, al menos tienen el derecho de entonar cánticos religiosos en alguno de los muchos templos existentes, por una modestísima cantidad equivalente a 5 céntimos de euro al día por 4 horas de cánticos.

Además, la Unión Europea ha puesto en marcha el proyecto Reopa, que tiene por objeto apoyar el empleo de la población rural, especialmente de las mujeres viudas y abandonadas, beneficiando además a toda la comunidad. Son proyectos de obras públicas, fundamentalmente, mantenimiento del vial y preservación y rehabilitación del patrimonio público. Su duración prevista es de un año.

Habrá que esperar a este momento para hacer balance, aunque la situación de estas mujeres es tan desesperada que solo puede añadir algo de luz a su negro futuro.