El boom del caucho supuso una importante etapa de desarrollo económico en la región de la Amazonía, entre finales y comienzos de los siglos XIX y XX, respectivamente, pero constituye un proceso que no está reflejado en la medida de otros hechos históricos, en la educación impartida en los centros de enseñanza del Perú en general y en los de la región de selva en particular.

No suele figurar, además, en la lista de recursos naturales con mayor trascendencia en la bibliografía sobre la evolución económica peruana. Aunque los pocos estudios y trabajos que al respecto existen, constituyen la base a partir de la cual podrán gestarse otros que reviertan la tendencia que en dicha línea sigue persistiendo en el Perú.

El desarrollo y las colonizaciones de la selva peruana

Una explicación a la situación descrita es que la Amazonía peruana no ha estado considerada desde la capital del país, Lima, con idoneidad y responsabilidad en los emprendimientos dirigidos a su desarrollo, desde prácticamente la Independencia del Perú el año 1821. Es claro ejemplo de ello la forma en que desde entonces, empiezan a promoverse políticas de colonización a la región sin criterios sólidamente fundados.

Lo que además se refleja en el hecho de que el Amazonas peruano en general, no suele estar considerado en los tradicionales ejes regionales con que se enfoca, bibliográficamente hablando, la reflexión histórica-económica del Perú.

La historia del caucho y la bibliografía económica en el Perú

Aunque existen algunos investigadores peruanos y de otras latitudes, que han abordado los pormenores del proceso cauchero permitiendo conocer sus entresijos y, así, abrir el camino a futuros trabajos.

En el Perú destacan Guido Pennano Allison por libros como La economía del caucho (CETA, Iquitos, 1988), o por artículos como “Aproximación teórica al caso del caucho” (Revista Shupihui N° 16, octubre-diciembre de 1980, CETA, Iquitos); Róger A. Rumrrill García por enfocarlo en libros como Reportaje a la Amazonía (Ediciones Populares Selva, Lima, 1973) o en Amazonía Hoy. Crónicas de Emergencia (Serie Debate Amazónico, CETA y CAAAP, Iquitos, 1982).

La explotación del caucho y su impacto en la economía peruana

Fueron varios los años en que la exportación del recurso rondó el 30% del volumen total de las exportaciones peruanas; en el año 1906 alcanzó el 27,40%, en 1907 el 32,90%, en 1909 el 27,13%, en 1910 el 29,21%, y en 1912 el 26%; constituyendo, por ende, un gran impulso al crecimiento económico del Perú y la región en aquellos años.

La fiebre del caucho relegada en la historia económica del Perú

Con todo, no suele figurar en la lista de recursos naturales que revisten trascendencia en la evolución económica del país, lo que no ocurre con otros como el güano, la plata, el azúcar, el algodón, el cobre, la harina de pescado o el petróleo, que sí aparecen generalmente en los trabajos de historia económica peruana.

Y pese, además, a que la dinámica cauchera es la misma que presenta la explotación de las aludidas materias primas: “se vuelven importantes cuando son interesantes para cubrir las necesidades de una industria en crecimiento de países desarrollados y dejan de serlo cuando estos países encuentran otras con que reemplazarlas o comienzan a producirlas ellos mismos” (Pennano, 1988).

Causas o determinantes del ‘boom’ del caucho en la Amazonía

Internacionalmente fue el surgimiento de la industria de la bicicleta primero y del automóvil después, lo que disparó su demanda y consecuente producción. Al tiempo que propició un acelerado proceso de industrialización y un vertiginoso desarrollo técnico-científico que alimentó un interés por estudiar la región y sus recursos naturales, luego de descubrirse el proceso de vulcanización que le dio más resistencia y elasticidad, así como de características de impermeabilidad y como aislante de la electricidad.

Y regionalmente fueron determinantes el Tratado de Libre Navegación suscrito en 1851 entre Brasil y Perú, la declaración brasileña del año 1896 decretando la libre circulación por el río Amazonas, y el establecimiento en 1898 de comunicaciones directas y permanentes entre Iquitos y Liverpool, a través de dos líneas de vapores británicos; eliminando la necesidad de que los barcos salidos de Iquitos efectuaran trasbordo en Pará (Brasil), lo que redujo a la vez costos y pérdidas de mercancías.