Mango, Adolfo Domínguez, Pull & Bear, Springfield, Zara, Armand Bassi y Custo Barcelona son algunas de las marcas que se han apuntado a la nueva tendencia de compra por Internet: El probador virtual. Esta nueva aplicación se ha vuelto indispensable en la nueva temporada para cualquier tienda de moda que se precie, puesto que promete elevar las visitas online y con ello las ventas.

La compra de ropa por Internet es una de las tendencias de mayor crecimiento en todo el mundo. Sin embargo, muchas veces la imposibilidad de probarse las prendas, frena a los usuarios a la hora de realizar las compras.

Por ello, algunas casas de moda han decidido incluir en su sitio web probadores virtuales. Esta opción permite al posible comprador saber cómo le quedará la prenda que ha elegido, antes de que le llegue a casa.

En qué consiste el probador virtual

Esta herramienta ha sido pensada para facilitar las compras a los usuarios y de paso fomentar un mayor consumo, puesto que se pueden combinar todas las prendas disponibles y conseguir el conjunto perfecto para un día cualquiera, sin necesidad de acudir a la tienda física.

Por tanto, ahora no solo se puede comprar moda en Internet, sino que también es posible probarse las prendas sin necesidad de acudir a la tienda.

El probador virtual y las redes sociales

Algunos de estos probadores virtuales tienen su aplicación para iPhone o iPad, que permiten publicarse en redes sociales como Facebook y compartir con los amigos, los estilismos creados para conocer su opinión respecto al modelo elegido.

Este es el caso de El Corte Inglés. Los usuarios cuentan con una infinidad de looks combinables que después pueden subir al Facebook o Twitter para que vean sus amistades. Además, no solo el aspecto del maniquí, sino que también los fondos son modificables, lo que hace que cada creación sea más personalizada si cabe. Como complemento El Corte Inglés ha añadido un personal shopper en línea, del cual el usuario puede recibir consejos y recomendaciones.

Gran variedad de probadores online

En H&M, aunque no se puede comprar la ropa por Internet, el probador virtual o Dressing Room, como lo han denominado, da un paso más. En esta versión, existe un maniquí en 3D al que le pueden añadir medidas y un aspecto similar al del usuario para conseguir un resultado más fidedigno. Incluso uno mismo puede subir su foto para conseguir mayor realismo. El funcionamiento es sencillo e incluye el precio de cada prenda seleccionada, incluso el total del conjunto. No es necesario registrarse, pero en el caso de querer probar otros looks, el usuario puede guardar sus diferentes estilismos en su perfil.

En el Perú, la compañía Saga Falabella permite a sus clientes probarse las últimas prendas de moda sin salir de casa. Solo es necesario disponer de una webcam. La aplicación muestra la imagen en tiempo real, sobre la que se va exponiendo otra de la prenda elegida. Un sistema útil, eso sí, únicamente para mujeres sin tiempo para ir de compras, ya que al parecer, los hombres peruanos aún no pueden disfrutar de este servicio.

Aunque no sea lo mismo un maniquí virtual que probarse la ropa en la misma tienda, estas aplicaciones son una manera entretenida de ver el catálogo disponible con las últimas tendencias. Para las empresas de moda disponer de este servicio también puede aumentar sus ventas gracias a la posibilidad de compartir los maniquís en las redes sociales, facilitando la viralidad y circulación de sus nuevas prendas.