La mayoría de los países modernos está incorporando paulatinamente normas legales que permitan frenar y prevenir el surgimiento del mobbing y el acoso laboral, sin embargo, aún sigue siendo difícil que muchas instituciones religiosas incorporen o acepten dichas normas en su seno.

El perfil dramático del mobbing

De acuerdo a los datos arrojados por Tercera Encuesta Europea sobre Condiciones de Trabajo en la Unión Europea, publicada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el año 2000, un 9% de los trabajadores europeos han sido víctimas de mobbing o “acoso psicológico en el trabajo”, eso implica una fuerza laboral de 13 millones de personas.

Una gran cantidad de esos trabajadores laboran en instituciones confesionales, sin embargo, se carecen de estudios específicos que permitan dimensionar la realidad del problema.

Características de las organizaciones religiosas que propician el mobbing

Sería un error suponer que sólo en las instituciones religiosas se produce éste problema, sin embargo, hay ciertas organizaciones donde es más propicio que se dé el acoso laboral, y en este sentido, las instituciones religiosas, por su misma estructura, se prestan para que se configure este delito. Algunas de las características que hacen propicio el problema son:

  • La jerarquización. Cuando existen "cadenas de mando" y una jerarquización piramidal, se dan las condiciones ambientales para el mobbing laboral, especialmente, cuando existen pocas instancias de auditoría interna que evalúe el comportamiento de los directivos. Como señala Humberto Maturana en su libro Del ser al hacer, en las organizaciones con estas características se "lleva a la desaparición del individuo". Sólo es preciso un grupo que sigan sin disentir.
  • El ambiente cerrado. Mientras más reacia sea una organización a interactuar con otras organizaciones o grupos fuera de su entorno, más fácil es que se produzca el acaso laboral.
  • El secretismo. La mayoría de las organizaciones religiosas suelen creer que por naturaleza de su misión tienen que guardar secretos y ese mismo ambiente propicia el abuso.
  • Falta de auditorías internas. Muchas organizaciones son reacias a ser evaluadas o controladas, piensan que por la misma naturaleza de su función están más allá de dichas evaluaciones.
  • Impedimento de llevar a juicio causas de acoso. En la mayoría de las organizaciones religiosas se impugna y enseña que llevar a juicio a alguno de sus miembros es un acto contrario a la voluntad divina, lo que evidentemente, propicia el surgimiento del acoso laboral.
  • Maquiavelismo misional. Muchos integrantes de grupos religiosos suponen que su misión justifica el utilizar medios que no son los más adecuados, para conseguir el fin deseado.
  • Mesianismo. Los grupos religiosos que tienen una convicción de mesianismo o de que tienen una función superior a otros grupos, tienden a crear condiciones emocionales que hacen posible el acoso laboral, especialmente a los que observan reacios a aceptar dicha forma de ver la realidad.
Otras razones que incitan el acoso en las instituciones religiosas

  • Actitud pontifical. Derivado de lo anterior, al tener una visión mesiánica de la misión del grupo religioso, los que dirigen tienden a considerar que sus directrices son superiores, únicas e irrefutables, por esa misma razón, se crean las condiciones para perseguir, hostigar o amedrentar a quienes duden de dicha perspectiva.
  • Falta de garantías para la disidencia o divergencia. Los grupos religiosos monolíticos, que tienen una verdad única, exclusiva y excluyente tienden a condenar y perseguir cualquier diferencia de opinión con los que lideran la religiosidad interna, lo que sin duda propicia el mobbing. Es la intransigencia al diálogo o a la revisión de sus postulados internos los que crean dicho ambiente. No se permite la pluralidad de opiniones, la confrontación ni el debate, lo que sin duda, genera un ambiente de represión y hostigamiento al que actúa o piensa diferente.
  • Conducta sectaria. Los grupos religiosos que tienden a aislarse, separarse o considerar que los "otros" no son grupos verdaderos o al menos que no tienen la verdad exclusiva que ellos propician, crean un sentimiento de exclusividad que genera hostigamiento y acoso a quienes no coinciden expresamente con este punto de vista, esto porque el sectarismo está fundado en una perspectiva que tiende a clasificar a los grupos y personas (falsos, verdaderos, fanáticos, liberales, etc.) pensando que todos caben dentro de una clasificación. Cuando en realidad todos los seres humanos, independientemente de sus ideas, tienden a ser contradictorios, cambiantes y que en muchos aspectos desborda cualquier clasificación.
Motivos que propician el hostigamiento o acoso en las instituciones religiosas

No resulta sencillo hacer caracterizaciones generales, no obstante, dan una guía orientadora sobre lo que propicia el hostigamiento, persecución interna, acoso o psicoterror psicológico con personas que trabajan en dichos contextos, pero que de un modo u otro no calzan exactamente con las premisas de la organización religiosa en cuestión.