Instalar cortinas, tradicionalmente, comportaba utilizar sistemas de rieles o mecanismos bien de cuerdas, bien motorizados para sujetar y abrir y cerrar las clásicas caídas de cortinaje. Estos continúan siendo el sistema de sujeción más adecuado para tejidos suntuosos, con peso, que requieren de confección a medida. En la actualidad, para ambientes más informales o para aquellos que gustan de renovar las cortinas con mayor frecuencia, existe todo un mundo de propuestas. Estas soluciones permiten vestir las ventanas con cortinas modernas y estores de textiles ya confeccionados y sistemas de instalación sencillos.

Soportes para cortinas y estores

Los más habituales son las barras, de fácil fijación al techo o a la pared, muy versátiles. Para ambientes actuales están especialmente indicadas las cromadas y metalizadas, así como los cables tensados de acero, que refuerzan la imagen etérea de los textiles ligeros y voilés. Para viviendas más clásicas se imponen las versiones de madera, mientras que si lo que se busca es un toque rústico es recomendable elegir diseños en forjado o patinado.

Aportando una estética sofisticada los cromados, vuelven a estar de plena actualidad y decoran gruesas barras para cortinas. Para realzarlos, los mejores son los sistemas de sujeción a base de ojales metálicos.

Sistemas de sujeción para cortinas

La forma de sujetarlas al soporte es determinante en la imagen de las cortinas. Para crear elaborados pliegues, se recurre a las cintas fruncidoras que una vez fijadas a la tela se cuelgan con ganchos al riel o a las anillas de la barra. Se pueden encontrar con trabillas y ojales metálicos para pasar la barra por ellos. Las de cintas anudadas son adecuadas para ambientes informales con un cierto gusto decorativo vintage.

Otra solución muy dinámica son los paneles japoneses, especialmente indicados para ventanas y puertas correderas, pues se recogen superpuestos en un lateral. La elegancia oriental que los caracteriza visten las estancias de confort y relax.

Estores listos para cualquier estancia

Los estores, tanto enrollables como plegables, con y sin varillas, no solo son una fantástica opción para regular la entrada de luz sino que además se integran en cualquier ambiente.

En los estores plegables el tejido se recoge formando pliegues marcados por varillas que se colocan cada 15 ó 20 cm. Una alternativa para tejidos más ligeros son las versiones sin varillas, que crean frunces más naturales. Ofrecen una delicada geometría a los espacios que alberga.

El aspecto liso que presentan los estores enrollables permite tanto que se integren de forma discreta en la decoración como que se conviertan en el centro de atención, si se elige uno decorado con una imagen impresa de gran formato . Estos últimos se pueden convertir en una verdadera obra de arte digitalizada.

La depurada estética de los estores enrollables que los hace adecuados para cualquier ambiente, se combina con un mecanismo discreto y una gran facilidad de instalación. Son los vistos y no vistos en la decoración.

Persianas venecianas: agradables luces y sombras

También las persianas venecianas son una opción cada vez más decorativa. Las lamas pueden ser de madera, de fibras y, por supuesto, de aluminio, que ahora renueva su imagen con colores en la línea de las últimas tendencias. Un inabarcable surtido de propuestas dará un aire nuevo a la casa por una razonable inversión de tiempo y dinero.

Una de las mayores ventajas de los sistemas de lamas verticales es que permiten cubrir grandes ventanales. Existen en el mercado sistemas capaces de vestir huecos de hasta 6 x 6 m, que incluyen rieles inclinados y curvos.

Capaces de sustituir a las persianas convencionales cuando se desee un total aislamiento, las persianas venecianas añaden a sus prestaciones prácticas una estética depurada y lineal.

Las hay de doble lama y con dos aperturas. Es un sistema de dos lamas que se separan para aumentar la visibilidad sin perder privacidad. Lo más práctico: permite recoger la cortina por la parte inferior como es habitual y por la superior para controlar mejor la luz.

Además de graduar la luz, los sistemas de apertura vertical permiten controlar el grado de visibilidad para integrar el paisaje en la estancia y son cómodos cuando hay varias hojas de apertura batiente.

Vestir las ventanas con cortinas, estores y persianas es un mundo lleno de posibilidades, cada vez hay propuestas más decorativas y más fáciles de instalar en el hogar.