¿Cómo no se me ocurrió antes? Muchas veces descubrimos casualmente que un problema aparentemente irresoluble tiene una solución simple y genial. Se trata de intuiciones que emergen de nuestra conciencia cuando logramos huir de los esquemas, esto es, cuando observamos el problema desde un ángulo distinto.

¿Qué es el pensamiento lateral?

Según el psicólogo Edward de Bono el pensamiento lateral se puede definir como una modalidad de razonamiento creativa y libre de condicionamientos. Una forma innata (hasta los 5 años todos somos pensadores laterales) que, sobre todo en la cultura occidental, progresivamente se ha aletargado, para dar lugar al pensamiento lógico. Este último elige un camino, excluyendo los otros, en cambio, el pensamiento lateral no selecciona, sino que intenta abrir otras vías alternativas generando diferentes enfoques.

El pensamiento lateral y el concepto de bisociación

La capacidad definida como bisociación fue enunciada por el psicólogo húngaro Arthur Koestler para indicar la percepción simultánea e imprevista de una idea en dos niveles distintos.

El shock bisociativo, esto es la síntesis creativa de los dos niveles, es lo que llamamos “iluminación”.

El humorismo creativo

Doble sentido, humor y anticonformismo. El pensamiento lateral es cada vez más utilizado por los profesionales de la publicidad para hacer más proficuas las reuniones en las cuales se crean las campañas publicitarias. Muchas publicidades han sido estudiadas según criterios irracionales, basados en el concepto bisociativo descripto por Arthur Koestler y se observó que estas publicidades han sido mejor captadas por el público.

Puede no ser casualidad que Sergey Brin y Larry Page, los creadores de Google, hayan sido educados con el método creativo Montessori, el cual parte de la idea de estimular la creatividad desde niños a través de la curiosidad natural presente en cada uno de los individuos.

Las siete inteligencias

La creatividad es un aspecto de la personalidad en la cual el pensamiento lateral es un conjunto de factores aplicable a varios contextos y es fundamental para determinar la inteligencia de un individuo. Si tradicionalmente el cociente intelectual (CI) tiene en consideración solo las habilidades lógico-verbales y lógico-matemáticas, poco relacionadas con el pensamiento lateral, hoy se tiende a considerar otros factores.

Según modelos más recientes, las formas de inteligencia son siete, cada una ligada a un aspecto distinto de la personalidad. Entre estas formas se encuentra la inteligencia creativa: la creatividad estimula la inteligencia desde el momento que hace imaginar cada objeto o soluciones impensables que, una vez realizadas, se dan por obvias o descontadas.

Cómo ejercitar el pensamiento lateral

Es posible aprender a pensar lateralmente de dos formas: mejorando las prestaciones en modo directo o removiendo los obstáculos que impiden pensar en modo creativo. Es importante identificar las ideas predominantes: de frente a un problema es necesario comprender cuáles son los elementos verdaderamente importantes; buscar nuevos métodos de ver la realidad: encontrar una lectura alternativa cuando las vías lógicas se demuestran inabordables.

Lo más difícil es evadirse del rígido control ejercido por el pensamiento lógico: más se afronta el problema en forma racional, más difícil es resolverlo.