Pitágoras (580-524 a C), más que un filósofo se trata de un líder de un grupo religioso (los Pitagóricos) los cuales tenían como precepto más importante la creencia en la transmigración de las almas.

La visión dual del ser humano

Así consideran que el alma es una parte inmaterial, unida al cuerpo, siendo el alma la parte más importante del ser humano, que es capaz de vivir fuera del cuerpo, inmortal, siendo el alma prisionera del cuerpo. Así Pitágoras tiene una visión dual del ser humano, dividiéndolo en cuerpo (materia) y alma (inmaterial). Esta idea influirá notablemente sobre el pensamiento de Platón.

Influencias posteriores del pitagorismo

La concepción del alma pitagórica será fundamental para entender el pensamiento posterior, ya que su visión del ser humano como un alma eterna e inmortal que se va uniendo a varios cuerpos tendrá como consecuencia el rechazo del cuerpo y de todo aquello que le es positivo, ya que acabarán enfrentándose cuerpo y alma. Afirma que lo que es bueno para el cuerpo, es malo para el alma, y que todo lo que es malo para el cuerpo, es bueno para el alma. De ahí cierta visión que rechaza el placer, y considera el dolor y el sacrificio como elementos positivos.

Los números, origen del universo

Pero el pensamiento de los Pitagóricos va mucho más allá de su teoría del alma. Consideran que el número 1 es el origen del universo, que al respirar, crea las tres dimensiones y la extensión de la materia. Afirman que el número 10 es la perfección, pero ante el problema de encontrarse con que sólo había 9 cuerpos celestiales, y no 10 como debería ser, se inventan un décimo planeta (La Antitierra) para poder continuar con la coherencia del argumento anterior.

Mentalidad anticientífica

Para poder entender aún más esta metodología anticientífica hay que decir que los pitagóricos escondieron al resto de filósofos la existencia de los números irracionales que podían contradecir su visión del universo de forma matemática y racional. Es decir, cuando algo de lo que descubrían contradecía su pensamiento, en lugar de replantear su pensamiento (siguiendo el método científico) intentan, a toda costa, ocultar este descubrimiento.

La importancia de la matemática

Aún así habrá una influencia pitagórica que llegará hasta nuestros días. En el siglo XVI nace la idea, formulada por Galileo, de que la naturaleza debe ser leída siguiendo principios matemáticos. Es por ello que los análisis que se hacen de la realidad física, se llevan a cabo utilizando la matemática como herramienta. Esta idea tiene su origen en el pensamiento pitagórico. En definitiva, el pensamiento pitagórico es importante no tanto por él en sí mismo, sino por la importancia histórica que tendrá al influir sobre el pensamiento de Platón y sobre la Nueva Ciencia a partir del siglo XVI, una vez superada la cosmología de Aristóteles.