Según una investigación que se publica en Archives of Internal Medicine, estar en paro aumenta el riesgo de ataque cardíaco.

El informe de investigadores de la Universidad de Duke (EE.UU) señala que el desempleo, la pérdida de varios puestos de trabajo y los períodos cortos sin trabajo pueden estar asociados con un mayor riesgo de infarto agudo de miocardio.

El paro aumenta el riesgo de infarto

Estar desempleado perjudica la salud según las últimas investigaciones. Hace unos meses, un informe de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) aseguraba que los parados son más propensos a los ataques de pánico y agorafobia que los que cuentan con un empleo.

Ahora, una nueva investigación analiza cómo afecta la inestabilidad laboral prolongada a la salud cardíaca.

Con respecto a las investigaciones en Cardiología, un estudio publicado en la revista médica británica British Medical Journal (BMJ), demuestra que trabajar de noche aumenta el riesgo de infartos.

Por su parte, el doctor José Ramón González -Juanatey, responsable de Cardiología del Hospital de Santiago y presidente electo de la Sociedad española de Cardiología (SEC) manifestó que el riesgo de padecer infarto o ictus aumenta en un 40% por la mañana, durante la celebración del Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares de la SEC, celebrado en Sevilla.

Ahora, una investigación estadounidense ha demostrado, además, que estar en paro aumenta el riesgo de ataque cardíaco, como se desprende del estudio de investigadores de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte ( Estados Unidos).

El informe, publicado en Archives of Internal Medicine, indica que el desempleo, la pérdida de varios puestos de trabajo y los períodos cortos sin trabajo pueden estar asociados con un mayor riesgo de infarto agudo de miocardio (IAM, ataque cardíaco).

Prueba a 13.451 adultos estadounidenses de entre 51 y 75 años

Los científicos autores de este trabajo, dirigidos por el profesor Mathew E. Dupre, examinaron la relación entre las diferentes dimensiones de desempleo y los riesgos en el ataque cardíaco de 13.451 adultos estadounidenses de entre 51 y 75 años en el Estudio Nacional de Salud y Jubilación, con entrevistas bienales de seguimiento desde 1992 hasta 2010.

El 14% de las personas estaba en el paro al inicio del estudio, el 69,7% tenía uno o más puestos de trabajo acumulados y el 35,1 % había pasado tiempo sin empleo.

El grupo de estudio, -cuya media era de 62 años-, presentó 1.061 eventos de ataque cardíaco (el 7,9%).

Inestabilidad laboral, otro motivo de riesgo

Los resultados demostraron que, tanto el desempleo como la inestabilidad laboral, incrementaban los riesgos de un evento cardiovascular. Aunque el riesgo de sufrir un infarto era más significativo durante el primer año después de la pérdida del empleo, la situación de desempleo, el número acumulado de las pérdidas de trabajo y el tiempo acumulado en paro estaban independientemente asociados con un mayor riesgo de infarto”, según los autores.

Dado que las tasas de inestabilidad laboral continúan creciendo y el desempleo afecta a personas en la treintena, no se sabe hasta dónde puede llegar el coste cardiovascular de una repetida pérdida de trabajos”, señalan los investigadores en la revista médica que ha publicado el informe.

Los riesgos aumentan desde una pérdida de empleo a cuatro o más

El análisis estadístico indicó que el riesgo de infarto agudo de miocardio fue significativamente mayor entre los desempleados (con un ratio de riesgo de 1,35) y que los riesgos aumentaron gradualmente desde una pérdida de empleo (1,22) a cuatro o más pérdidas de empleo acumuladas (1,63) en comparación con ninguna.

Los riesgos de IAM también fueron “especialmente elevados” en el primer año de desempleo (1,27), pero ya no después de esa mala experiencia.

Descubrimos que el riesgo elevado asociado con la pérdida de múltiples empleos fue de la misma magnitud que otros factores de riesgo tradicionales, tales como el tabaquismo, la diabetes mellitus o la hipertensión” afirman los investigadores.

4.833.521 parados, nuevo récord

En la actualidad, el riesgo de infarto se incrementa debido al tercer aumento consecutivo del paro en octubre, que marca un nuevo récord tras subir en 128.242 personas, un 2,7% respecto a septiembre, con un total de 4.833.521 parados, según informa el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Y ya hay más de dos millones de parados que no cobran ninguna prestación, listón que se supera, por primera vez, en 25 años.

Por comunidades autónomas, Andalucía vuelve a ser la comunidad donde más crece el paro, con 1.087.248 parados.

Madrid, Barcelona y Valencia ocupan los primeros puestos en el ranking de las provincias de España con mayor número de parados registrados en octubre de 2012 en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Según los datos de empleo, el paro subió en octubre en ambos sexos, pero más entre los hombres, situándose el total de mujeres en paro en 2.440.825, y el de varones en 2.392.696.

Por sectores, el paro aumentó en octubre en todos ellos, menos en la construcción, donde bajó en 3.670 personas.

Por edades, el desempleo aumentó en octubre entre los mayores de 25 años con 107.638 parados más, mientras que entre los menores de 25 años el desempleo aumentó en 20.604 personas.

En un comentario que acompaña al informe, William T. Gallo, de la Universidad de Nueva York City, (EE.UU), afirma que “El estudio de Dupre aporta pruebas contundentes para investigar por qué y cómo la situación socioeconómica, como la pérdida del empleo, influye en la salud”.