De todos los energéticos que existen en el mundo, el petróleo es el más importante, en términos históricos porque su explotación permitió el increíble crecimiento económico registrado durante todo el siglo XX, y en términos actuales debido a que de su uso depende, todavía, casi el 40% de la actividad económica de la humanidad.

El origen del petróleo

Los primeros yacimientos de petróleo fueron encontrados a mediados del siglo XIX en Bakú, en ese entonces parte del imperio ruso; sin embargo la verdadera historia comenzó hace más de 150 millones de años, cuando la región de Bakú se encontraba sumergida en aguas cálidas cuyas temperaturas eran propicias para la formación de plancton y otros microorganismos; al morir, éstos se precipitaron en el fondo del océano y formaron una capa de materia orgánica cubierta con arena.

Con el tiempo la arena se endureció hasta formar una capa de rocas que sometía a la materia orgánica a altas temperaturas y a grandes presiones dando como resultado la formación petróleo.

En realidad, lo que se conoce comúnmente como petróleo es una mezcla de hidrocarburos entre los que se cuentan el asfalto, el queroseno y el gas natural. De esta forma, desde el momento de su formación, el petróleo lucha por subir e impulsado por el gas natural, el crudo se va esparciendo y puede llegar a la superficie y desaparecer o puede encontrarse con piedra caliza o alguna otra formación sólida que impida el ascenso de los hidrocarburos formando un yacimiento, sin embargo tendrían que pasar 150 millones de años para que la evolución le permitiera a una especie obtener la tecnología necesaria para encontrar esos yacimientos y su preciosa carga.

El inicio de la explotación del petróleo

El petróleo se utilizaba desde tiempos antiguos como combustible, sin embargo las cantidades de crudo que llegaban a la superficie y podían mantenerse sin desaparecer eran mínimas. No obstante, desde 1850 se comenzó a perforar la tierra en busca de petróleo con fines comerciales y en el año de 1901 se descubrió el yacimiento de Spindletop debido a que se utilizaron nuevas técnicas de perforación con barrenos giratorios que podían perforar más profundo.

El yacimiento Spindletop que se localizaba en Texas, permitió el comienzo de la era del petróleo porque se demostró que éste existía en cantidades suficientes para abastecer la demanda mundial.

El inicio de la era del petróleo

Después del yacimiento Spindletop se inventó el automóvil cuyo combustible era un derivado del petróleo; este hecho permitió que el crudo se posicionara poco a poco como el más importante sustituyendo al carbón por sus mejores cualidades como energético, liberando más energía y ocupando un espacio mucho menor y por lo tanto permitiendo maximizar las utilidades.

A partir de ahí, el crudo se comenzó a utilizar más y más: en la Primera Guerra Mundial, Winston Churchill decide que la flota inglesa no utilizaría más el carbón como combustible y se decide por el petróleo que le permitía a su flota alcanzar una mayor velocidad.

Sin embargo, Inglaterra no poseía reservas propias de este hidrocarburo por lo que por primera vez en la historia el acceso al petróleo se convirtió un asunto de seguridad nacional el cual se tenía que proteger por todos los medios posibles.

Panorama actual del petróleo

En nuestros días el petróleo es el combustible más utilizado y según la OPEP, en el año 2006 el mundo consumió 4,031 millones de toneladas representando el 37.3% del total de la energía producida.

Además se espera que para el 2030 la demanda de petróleo sea de 5,630 millones de toneladas y aunque el porcentaje del total de la energía producida disminuya al 32.7%, el petróleo seguirá siendo el combustible más importante en la economía mundial.

Lamentablemente, existen diversas voces que señalan que el petróleo está por agotarse y que el mundo sufrirá problemas de abastecimiento que impactarán directamente en el funcionamiento de la economía mundial que aún no ha podido desarrollar un nivel tecnológico suficiente para poder utilizar otro tipo de combustibles, por lo cual, es necesario preparar las condiciones para utilizar otras fuentes de energía.

Por otro lado es importante mencionar que el petróleo no se extinguirá súbitamente sino que su declinación será gradual, por lo que habrá tiempo para planear mejores estrategias que permitan una transición energética ordenada, que dañe lo menos posible la economía mundial y que permita tomar mejores decisiones para no volver a cometer los mismos errores del pasado, utilizando energías que no tengan dentro de sí mismas las semillas de la destrucción.

El petróleo fue muy útil para poder alcanzar el nivel de vida que existe en muchos países del mundo. Sin embargo, sus efectos negativos amenazan la vida en todo el planeta. Por lo tanto, ha llegado el tiempo de mirar al futuro y comenzar a diseñar un estilo de vida que no dañe ni destruya ningún ser vivo en la naturaleza, incluyendo por supuesto, al mismo ser humano.