Puede ser vaginal, clitoriano, o de los dos tipos al mismo tiempo. Se puede alcanzar por estimulación física o solo mental. Puede llegar siempre o no llegar nunca, múltiple o solitario, puede dar una sensación de felicidad absoluta o de depresión. El orgasmo femenino es tan complejo como las mujeres. El descubrimiento del clítoris, pocos años después del descubrimiento de América; en manos de un anatomista italiano, paradójicamente llamado Colón; ha dado a ginecólogos y sexólogos el desafío más difícil: entender el origen y el fin del placer femenino.

El orgasmo en la naturaleza

El hombre, para garantizar la reproducción de la especie tiene la necesidad de alcanzar el orgasmo, mientras que en la mujer, no es tan clara la utilidad del fenómeno. En la naturaleza, la función de mera satisfacción psicológica no está siempre contemplada: en muchos animales el orgasmo no existe, y en la especie humana muchas mujeres no lo experimentan.

La teoría del orgasmo como diversión

Biólogos de la universidad de Queensland, Australia y de la Abo Akedemi University de Finlandia, publicaron un estudio que intenta revocar la provocativa teoría de la filósofa científica Elisateth Lloyd, que en su libro The Case of Female Orgasm: Bias in the Science of Evolution, ha explicado cómo el orgasmo femenino sería de por sí inútil, un subproducto accidental de la evolución del hombre, diciendo en una entrevista con el New York Times, que el orgasmo “no tiene ninguna función evolutiva y que existe solo como diversión”.

El orgasmo femenino como un subproducto

Para rebatir la “teoría del producto secundario”, Brendan Zietsch e Pekka Santtila han examinado pares de gemelos de igual sexo y de sexo opuesto, conociendo la frecuencia y la facilidad con la que alcanzaban el orgasmo. Si el placer femenino estuviese evolutivamente relacionado con el orgasmo masculino, los gemelos de sexo opuesto, con los mismos genes, deberían probar el mismo placer. Según los estudiosos, esto no sucede y de la investigación surgió que los gemelos de igual sexo tienen orgasmos similares, mientras los de sexo opuesto, no. Según este estudio, se concluye en que tiene explicación la teoría de la evolución del orgasmo femenino.

El orgasmo de la mujer no coincide con la reproducción

Según el presidente del Instituto italiano de sexología científica, Fabrizio Quattrini, la razón de ser del orgasmo hay que buscarla caso por caso porque cada mujer tiene el suyo, y aún es un fenómeno por descubrir. "En el hombre el placer coincide con la reproducción, pero para los dos sexos el coito es un momento de éxtasis y, en primer lugar, psicológico”. Para la sexóloga Francesca Tiberi, el placer en la mujer “es considerado muy útil, dejando de lado las valoraciones científicas”.

El orgasmo vaginal

Alessandria Graziottin, directora del Centro de Ginecología y Sexología de Milano, explica que el orgasmo femenino tiene una precisa utilidad biológica: “el orgasmo vaginal es necesario para la reproducción porque facilita la fecundación”. La contracción orgásmica del útero succiona literalmente el esperma, facilitando el recorrido, por lo que el momento del placer tiene una importante función biológica.

Son muchos los estudios que demuestran que el orgasmo vaginal es el más satisfactorio porque aumentan los niveles de oxitocina, la hormona que activa los indicadores de bienestar en el organismo. La oxitocina producida en el cerebro y liberada en la sangre por la hipófisis, “escribe” en el cerebro el nombre de la persona que lo ha hecho sentir bien y hace que nazca con ella una relación afectiva. El orgasmo vaginal es útil para reforzar la unión de los amantes y juega un rol clave en la historia de la evolución del hombre.

Desde hace décadas que los científicos estudian el propósito evolutivo del orgasmo y han tratado de explicarlo con distintos argumentos, sin obtener una única respuesta.