El buque oceanográfico español Sarmiento de Gamboa surca las aguas del Océano Atlántico, tras zarpar el 27 de enero de 2011 desde el puerto de Las Palmas con destino a Santo Domingo ( República Dominicana), con el objetivo de evaluar durante 55 días el impacto global en una zona situada en el Océano Atlántico, a la altura del paralelo 24 º Norte, entre Miami y Marruecos.

El Sarmiento de Gamboa se sumaba así a la Expedición Malaspina junto al buque oceanográfico Hespérides, que había partido de Cádiz el 15 de diciembre de 2010, para emular la expedición realizada por el marinero Alejandro Malaspina en el siglo XVIII, que llevó a cabo la primera circunnavegación española.

El Sarmiento de Gamboa se suma a la Expedición Malaspina

El Sarmiento de Gamboa zarpó el 22 de enero de 2011 del puerto de Vigo, para dirigirse desde allí a Las Palmas de Gran Canaria, desde donde inició el 27 de enero su expedición con destino a Santo Domingo en República Dominicana para sumarse a la Expedición Malaspina.

La campaña del Sarmiento de Gamboa está integrada en la Expedición Malaspina, un proyecto multidisciplinar que lidera el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y que coordina Carlos Duarte.

En él participan unos 400 investigadores de todo el mundo con el objetivo de recoger 70.000 muestras de aire, agua y plancton, en 350 puntos distintos de los océanos. La Expedición Malaspina 2010 está inspirada en la expedición realizada en el siglo XVIII por el marino Alejandro Malaspina, que realizó la primera circunnavegación española, y del que se cumplieron en 2010 doscientos años de su muerte.

Este proyecto forma parte del programa Consolider-Ingenio 2010, que financia el Ministerio de Ciencia e Innovación y que cuenta con la cooperación de la Fundación BBVA. Está integrado por 27 grupos de investigación del CSIC, el Instituto Español de Oceanografía, 16 universidades españolas y la armada española, entre otros.

En esta expedición, el Sarmiento de Gamboa, a bordo del que viajan 42 personas, de ellas 21 científicos, será el encargado de estudiar el cambio climático global y la biodiversidad marina en el Océano Atlántico.

El Sarmiento de Gamboa estudiará el cambio climático global en una zona del Océano Atlántico

El buque oceanográfico español Sarmiento de Gamboa tiene que estudiar una zona del Océano Atlántico que discurre por el paralelo 24 º Norte, ya que en esa latitud el flujo de calor que transporta el Océano hacia el norte es máximo.

Los 21 científicos que viajan a bordo del Sarmiento se encargarán de medir, divididos en turnos de ocho horas y durante las 24 horas del día, varios parámetros oceanográficos como la salinidad, la temperatura del agua y el oxígeno en la zona.

Después, estos investigadores compararán en el laboratorio del barco los datos que hayan obtenido con otras seis mediciones recogidas anteriormente en la misma zona geográfica, las primeras de ellas en 1957.

Los científicos se pararán cada 30 millas náuticas para efectuar dichas medidas gracias a sensores y otros dispositivos de muestreo de columna de agua, con los que llegarán hasta el fondo del océano, que está situado en algunos casos, a una profundidad de hasta 6.500 metros.

Las mediciones aportarán datos sobre la situación del planeta

Estos datos, según el jefe de esta campaña oceanográfica del Sarmiento, Alonso Hernández, que es investigador de la Universidad de Las Palmas, servirán para analizar la evolución del clima en estos 50 años.

Los dos buques oceanográficos, el Hespérides y el Sarmiento de Gamboa, recorrerán en sus viajes unas 42.000 millas náuticas (1 milla=1,8 kilómetros), en un tiempo total de nueve meses, y recalarán en Río de Janeiro, Ushuaia, Ciudad del Cabo, Sídney, Honolulú y Cartagena de Indias.

El Hespérides se centrará especialmente en la oceanografía biológica mientras que el Sarmiento de Gamboa se extenderá a la oceanografía física.

Los datos que consigan, tanto el Sarmiento de Gamboa como el Hespérides, permitirán a los científicos que forman parte de este proyecto conocer la situación del planeta en su conjunto y establecer un punto cero en los datos globales. Después podrán realizar comparaciones y referencias y, a partir de ahí, serán capaces de estimar los cambios futuros y podrán evaluarlos.

El Sarmiento de Gamboa tiene entre sus cometidos tomar muestras con aparatos de alta resolución, así como información sobre diversos parámetros como la temperatura del agua, el oxígeno que esta contiene, la concentración de CO2 o los nutrientes.

Convertido en buque-escuela para quince estudiantes en su viaje de regreso

En su regreso a España desde República Dominicana, el Sarmiento de Gamboa se convertirá además en buque-escuela para quince estudiantes y cinco profesores, que llevarán a cabo un trabajo experimental de investigación en el laboratorio del barco, que luego utilizarán para escribir sus tesis de máster.

Y es que en la Expedición Malaspina, además de investigadores ya formados, participan también 50 estudiantes en total, repartidos entre el Hespérides y el Sarmiento de Gamboa, que además de ayudar con su trabajo a este proyecto, les servirán para elaborar sus tesis doctorales o de máster, a bordo de estos buques.

Con las muestras que obtengan en esta campaña se formará la Colección Malaspina, a la que añadirán además imágenes y otro tipo de información lograda durante la expedición, que servirá para investigaciones futuras.