En la enseñanza de las matemáticas resulta imprescindible que el alumno sepa o reconozca los números; pero ¿qué pasa si no los sabe o no los reconoce? Es tarea del docente identificar hasta dónde llega el alumno en ese sentido.

Aprendiendo números

Tanto para alumnos regulares, que no presentan problemas en su aprendizaje, como para quienes tienen necesidades educativas especiales, existen diversas estrategias con las que se puede trabajar y día con día llevar al alumno al nivel que requiere para así lograr acceder a los contenidos y lograr los aprendizajes esperados.

Cuando se quiere enseñar números, primero debe identificarse qué es lo que maneja el alumno y el grado en que se encuentra, esto es; si el alumno está en segundo año, requiere entonces del manejo de hasta tres cifras y así sucesivamente en los diversos grados de primaria. También debe tenerse presente que los alumnos con alguna discapacidad o con necesidades educativas especiales, tendrán otro tipo de aprendizaje o quizá éste simplemente sea más lento.

Modos para determinar el reconocimiento del número

Tomando en cuenta lo anterior es que el reconocimiento del número deberá partir de acuerdo a lo siguiente:

  1. Mostrar bloques lógicos y pedir al alumno que los separe. Observar si lo hace por forma, tamaño, color, grosor o si sólo forma figuras como payasos, carros, etc. Esto ayudará a saber si el alumno logra la clasificación.
  2. Para la seriación se utilizan palitos o regletas de diversos tamaños para que el alumno ordene del más pequeño al más grande y viceversa. Esto es importante porque aquí se determina la capacidad que se tiene de reconocer la diferencia entre uno y otro, al igual que lo hará con los números posteriormente.
  3. Presentar tarjetas que tengan letras y números después pedir al alumno que separe las que son números.
  4. Mostrar en una hoja un número determinado de figuras e indicar al alumno que escriba el número de ellas. Después hacerlo de manera inversa; mostrar números del 1 al 9 y pedirle que dibuje el mismo número de figuras. Con esto se verifica que el alumno reconoce la cantidad y le asigna un valor.

Antecesor y sucesor

Su identificación va más allá de la idea de saber su nombre. El alumno deberá ser capaz de saber cuál va antes, cuál después y viceversa; reconociendo por tanto su representación gráfica, la cantidad de figuras que encierra ese número y por último, el nombre escrito.

Por tanto ha de tenerse cuidado de no empezar a enseñar números por el nombre escrito, se hace este énfasis por la facilidad con que se cae en este error. Luego entonces se debe empezar por hacer colecciones de uno, dos, tres y así sucesivamente.

Estrategias para la enseñanza del antecesor y sucesorAhora bien, una vez que el alumno ha dado muestras de reconocer los números puede acudirse a las siguientes estrategias para la identificación del antecesor y sucesor.

  1. Mostrar tarjetas con la serie numérica del 0 al 9, al mismo tiempo el alumno dirá el número que se va colocando para formar la serie.
  2. Colocar la serie a la inversa, es decir, de manera descendente a la vez que el alumno va diciendo el número que debe continuar.
  3. Extraer de la serie dos números y preguntar ¿cuál es más grande? o ¿cuál es más pequeño?
  4. Después de esto pedir al alumno que cierre los ojos, el docente debe tapar uno o dos números de la serie de tal forma que el alumno al abrir los ojos identifique el número faltante.
  5. Si el alumno sabe escribir, puede hacer ejercicios de la misma manera que el anterior, escribirá 4 deja un espacio y luego el 6; así podrá ejercitar lo aprendido.
  6. Otra estrategia es jugar a que algunos niños tienen varias edades (procurar que sean del mismo rango trabajado), así Juanito puede tener 9 y Paty 6, y se pregunta ¿cuál tiene mayor edad? ¿qué números faltan entre el 6 y el 9?
  7. Lo anterior debe trabajarse de acuerdo a lo que el alumno permita, pues será él quien marque el ritmo de aprendizaje.
Cabe mencionar que de trabajarse lo anterior en secuencia es posible obtener resultados de aprendizaje con respecto a la concepción del número, la seriación, y el antecesor y sucesor de un número.

La diferencia en el logro está en la motivación, la riqueza del material presentado, lo atractivo que éste sea y la factibilidad de ser manipulado por el alumno. Es menester acotar que puede trabajarse de la misma manera para alumnos que manejen mayor número de cifras y que tengan dificultades en su identificación.