Durante los últimos años Internet ha visto un aumento en su uso por parte de niños y adolescentes. Ha habido un incremento exponencial en el número de niños que entran en línea para entretenimiento interactivo, educación y socializar en la red.

Así como este nuevo mercado se agranda, los niños serán bombardeados con una avalancha de publicidad, mercadeo y promociones destinadas a mantener este altamente lucrativo, más sin embargo, evasivo grupo.

En definitiva, Internet se ha convertido en el nuevo patio de juego de niños y adolescentes y como tal, ha desarrollado sus propias reglas, éticas y comportamientos sociales.

Competencia

Lo último en llegar a la amplia red mundial es la conexión de red social o MMOG's (Massively multiplayer online games), en español, juegos masivos multijugador en línea. Estos sitios sociales y de juegos son abundantes y cada uno de ellos trata de implementar su versión.

Disney, Nick, Hasbro y Mattel se han introducido en el mercado, peleando entre ellos por acaparar a los niños más pequeños (tan menores como de 4 años), adecuadamente capaces de navegar la red.

Estadísticas

Las últimas estadísticas (Advertising Age, Mayo 2008) demuestran que hay más de 70 millones de niños y adolescentes jugando en mundos virtuales en cualquier momento. Colectivamente, estos niños están gastando más de 1.5 billones de dólares anualmente en subscripciones en línea, avatars, ropa, mascotas virtuales y demás complementos del juego.

Las estadísticas también demuestran que niños, entre 5 y 11 años, han incrementado en un 63% el tiempo que pasan conectados a Internet. Así, en los últimos 5 años, y según el reporte de la agencia de investigación de mercados Nielsen, de 7 horas de conexión en mayo de 2004, se ha pasado a más de 11 horas en mayo de 2009. Además, se estima que los usuarios de Internet con edad comprendida entre 5 y 11 años, suponen más de 16 millones de usuarios, equivalente al 9.5% del universo en línea.

Monitoreos en línea

La industria, a la larga, ha hecho un buen trabajo en posicionarse a si misma. Desarrollando elaborados filtros de chateo y monitoreo en línea con la finalidad de incrementar la seguridad y proteger a niños y adolescentes.

Tootsville.com (que cuenta con cerca de 100,000 miembros), posee monitores en línea llamados lifeguards (salvavidas). Estos lifeguards juegan en línea, camuflados en identidades avatar, observando el virtual "patio de juego" y velando por la seguridad de los usuarios.

Louis Pecci, diseñador del parque temático y fundador de Tootsville.com dijo, "He estado trabajando con niños por más de 25 años, estudiando su comportamiento y desarrollando formas para entretenerlos y sorprenderlos, sin embargo, el mundo virtual y el aspecto social de lo que estamos creando es completamente único." También manifestó, "Estamos abriendo el mundo a nuestros niños y con esto están experimentando cosas que no hubiéramos imaginado tan solo unos cuantos cortos años atrás."

Los MMGO's tienen la responsabilidad de proporcionar interacción positiva, así mismo, de monitorear y algunas veces restringir el comportamiento negativo.

Rol de los padres

Los padres deben contribuir a hacer cada experiencia del niño segura y beneficiosa. Tienen que ser selectivos y conscientes de lo que sus niños harán cuando estén en línea. No se puede simplemente dejar a los sitios observar a los niños y adolescentes.

10 claves que un padre debe considerar al decidir dónde y cuándo sus niños deben jugar en línea:

  1. Sitio apropiado para la edad.
  2. Suficiente monitoreo. En vivo y automático a la vez.
  3. Si el niño tiene la habilidad para crecer, tanto social como intelectualmente.
  4. Estar seguros que el sitio proporciona un mensaje positivo.
  5. El costo es igual que la experiencia. Aún cuando algunos sitios son gratis, muchas veces logran esto a través del uso de propaganda por terceras partes.
  6. Limitar el tiempo de uso. Esto contribuirá a que el tiempo utilizado por el niño sea más provechoso.
  7. Supervisar periódicamente las actividades del niño. Muchos sitios respetables tienen monitoreo de padres, para que fácilmente puedan revisar las actividades del niño.
  8. Aprender sobre lo que el sitio tiene que ofrecer. Entendiendo el sitio, el padre puede guiar al niño a través de una experiencia más reconfortante.
  9. Hacer preguntas. Cualquier duda que se tenga se debe preguntar al servicio de atención al cliente. Está ahí por alguna razón, hay que usarlo.
  10. Compartir la experiencia. Cuando se conozca de algún sitio que se crea cumple todos los requisitos, es necesario darlo a conocer.

Juego y educación

Así, como muchos de los sitios se concentran en los elementos del juego, hay otros que han mezclado el juego con la educación. Sitios que buscan la oportunidad de expandir hacia los niños, la educación que están recibiendo en la escuela y en el hogar.

Sitios como Tootsville, Club Penguin, Mingoville, Educasites.net, entre muchos otros, han encontrado formas únicas y altamente interactivas de hacer la educación divertida y beneficiosa.

Estas redes sociales son tan gratificantes para la habilidad del niño, porque le permiten crear su propio mundo. Además, instan a los padres a dedicar un tiempo para experimentar el mundo en el que sus hijos pasan varias horas al día. Es sorprendente lo que se puede aprender.