El iPhone y el iPad son dos de los productos ensamblados por Apple Inc. con accesorios producidos por Samsung Electronics, que refleja la existencia de estrechas relaciones comerciales que seguramente durarán algún tiempo más. Pero al mismo tiempo existe una gran competencia empresarial entre los smartphones y las tabletas de ambas compañías, en medio de litigios judiciales por cuestiones de patentes que no se sabe cómo ni cuándo acabarán.

El iPhone marcó el inicio de una nueva forma de competencia empresarial

La especie de fusión entre los sectores de la computación tradicional y la telefonía móvil que supuso la irrupción del primer iPhone en el año 2007, se dio en medio de una feroz competencia iniciada años antes entre algunas de las principales firmas tecnológicas (Nokia, Motorola, Apple, Google, Microsoft o Samsung), al vislumbrarse el importante segmento del mercado que en la comunicación móvil significaba la llegada del primer smartphone.

Iniciándose en consecuencia y de forma paulatina, una serie de denuncias por violación de patentes entre principalmente Apple y las firmas HTC, Motorola o Samsung; siendo la que mantiene con la última, la que mayor trascendencia reviste por las cuestiones aludidas al principio y por ser, además, las firmas tecnológicas que lideran el comercio mundial de los dispositivos electrónicos que están a la vez definiendo la comunicación móvil del futuro.

Las demandas judiciales entre Samsung y la tecnológica de Cupertino

Aunque sumen varias decenas las demandas existentes actualmente entre Apple y Samsung en una corte californiana, ante lo que la jueza Lucy Koh las ha instado minimizarlas para facilitar el trabajo de sus magistrados y evitarles un castigo cruel e inusual (algo que finalmente se ha producido), la función de deslizar el dedo para desbloquear tales superteléfonos es lo que según TheWall Street Journal, “está en el centro de una serie de demandas por presunta violación de patentes que involucra” a ambas empresas.

El Galaxy S 3 y el iPhone 5 llegarán pese al lío entre Samsung y Apple

Mientras se resuelven dichos contenciosos judiciales, junto a los relacionados también con sus respectivas tablets iPads y las Samsung Galaxy Tabs, ambas firmas no pueden dejar pasar la oportunidad de seguir liderando el mercado mundial de dichos dispositivos; siendo la reciente presentación de la Galaxy S3 de la surcoreana y la programada del iPhone 5 de Apple para el mes de octubre, algunas pruebas de ello.

El nuevo iPhone 5 podría verse afectado por demandas de la surcoreana

Pero para que ello siga siendo así, Samsung y Apple deben llegar cuanto antes a un acuerdo que relegue o evite los actuales contenciosos judiciales que evitarían, entre otras cosas, que el esperado nuevo smartphone de la de Silicon Valley pueda verse amenazado por las demandas de la asiática, como ya ocurrió con el iPhone 4S presentado el último trimestre de 2011.

Máxime, si como efecto de otra demanda de Apple Inc. contra por ejemplo la empresa taiwanesa HTC, los teléfonos inteligentes de esta última no pueden ingresar a territorio de los EE.UU., mientras no se resuelvan dichos reclamos impuestos por la firma cofundada por Steve Jobs y que todavía siguen pendientes, según información del sitio www.9to5mac.com.