El Ángel Exterminador era una sociedad secreta española del siglo XIX que estaba compuesta por obispos, principalmente el de Osma, e importantes personajes de la época. Pero podría no haber existido y ser una maniobra de los liberales para crear animadversión hacia la iglesia.

El Ángel Exterminador y sus fechas de fundación

La fundación de la sociedad secreta El Ángel Exterminador tiene varias posibles fechas, la más antigua es 1817 propuesta por su contemporáneo el General Juan Van Halen personaje novelesco masón y aventurero que se movía cómodamente entre las sociedades secretas de su tiempo. El hispanista británico Gerald Brenan (1894-1987) propone la fecha de 1821. Otro contemporáneo del ángel exterminador, el novelista e historiador español Estanislao de Kotska Vayo (1804-1864), apuesta por el año 1823.

La fecha más aceptada es 1827 expuesta entre otros por el intelectual y propagandista católico José Mariano Riera y Comas en “Misterios de las sectas secretas, ó, el franc-mason proscrito” (1864), en el volumen 1 pág. 503 a 508 donde habla de los entresijos del Ángel Exterminador.

El Ángel Exterminador o la inquisición secreta

El Ángel Exterminador pretende hacer resurgir la inquisición tras su abolición definitiva en 1834 por Martínez de la Rosa. Para combatir a los liberales y a la oposición contra el resurgimiento de la Inquisición y cualquier falta a “las normas del buen cristiano”. Un caso que se suele relacionar con El Ángel Exterminador es el juicio y ejecución de Cayetano Ripoll en 1827, todo bajo la influencia de esta sociedad secreta.

Cayetano Ripoll era un profesor de escuela acusado de hereje que fue ejecutado por “sospechársele” masón y por haber estado en contacto con la creencia deísta mientras vivió en Francia. Una maniobra que huele a inquisición en todo su apogeo, por eso se relaciona al Ángel Exterminador con este caso. Rodeado de algunos datos poco probables, como que fue secuestrado por miembros de esta sociedad secreta para ser juzgado.

El Ángel Exterminador y la conexión con los bandoleros

También algunos autores asocian a algunos bandoleros del Ángel Exterminador como sus sicarios. Por ejemplo:

  • En una biografía novelada del legendario bandolero madrileño "Luis Candelas. El bandido de Madrid" (1928) el político y escritor Antonio Espina (1894-1972) narraba las vicisitudes de la mano derecha de Candelas, Francisco de Villena, apodado alias "Paco el Sastre" como sicario del Ángel exterminador junto con otro destacado de la banda, Mariano Balseiro.
  • El escritor Florencio Luis Parreño (1822-1897) también hace conexión con Jaime Alfonso "El Barbudo" (1783-1824) un bandolero de ideasabsolutistas que realizó crímenes contra muchos liberales. Dicha conexión la hace Florencio Luis Parreño (1822-1897) en su biografía novelada “Jaime Alfonso el Barbudo, el más valiente de los bandidos españoles” (1873).
No obstante, al tratarse de biografías noveladas y no tener noticia de la fuente exacta de donde se obtuvo la información, quien esto escribe tiene sus dudas al respecto y más cuando hemos sabido que Parreño era enemigo declarado del naturalismo literario que se caracterizaba por una reproducción de la realidad con objetividad documental. Y en el caso de Espina al ser una historia novelada la creatividad puede estar influenciada por sus ideas ya que militó en el partido de Azaña, "Izquierda Republicana".

Dudas sobre la existencia del Ángel Exterminador

Existen muchas dudas sobre la existencia del Ángel Exterminador incluso por parte de sus contemporáneos y algún investigador actual, por ejemplo:

  • Benito Pérez Galdós (1843-1920), al cual se le ha achacado la primera mención a esta sociedad secreta en sus “Episodios Nacionales”. En una de esas menciones dice “ningún historiador ha probado la existencia de El Ángel Exterminador”.
  • Vicente de la Fuente (1817-1889). Historiador español en su excelente obra “Historia de las sociedades secretas antiguas y modernas en España, especialmente de la Franc-Masonería” (1874) apunta: “La sociedad del Ángel Exterminador es una pura patraña inventada por la francmasonería”.
  • Hipólito Sanchíz, historiador actual, en su libro "Una historia de las sociedades secretas españolas" realizada junto al escritor León Arsenal sostiene que El Ángel Exterminador es creación de los liberales para desacreditar a sus adversarios los absolutistas y católicos.

Incongruencias de los documentos del Ángel Exterminador

En nuestra investigación sobre el Ángel Exterminador hemos encontrado algunas incongruencias. Por ejemplo:

Hay una constante acusación hacia el obispo de Osma como fundador de El Ángel Exterminador. Vayo, Brenan y luego otros investigadores tomándolos como fuente lo han repetido hasta la saciedad. En la fecha de creación más aceptada, 1827, el entonces obispo de Osma era Juan de Cavia González desde 1815 a 1831.

Curiosamente la mayoría de los que hacen mención al obispo de Osma no ponen nombre a éste y lo obtuvimos por otras no relacionadas con el tema. De ahí que deducimos que se ha repetido la información de una fuente original sin mucha verificación.

Los cierto es que hay varios aspectos de la vida de este obispo que hacen dudar mucho de que fuera el creador del Ángel Exterminador. Un ejemplo irónico, el 16 de enero del famoso año 1827 en una pastoral Cavia se dedica a aleccionar a sus feligreses sobre los peligros de las sociedades secretas y de que muchos papas ya habían advertido sobre ello.

Gerald Brenan es otra opinión respetada, pero, sintiéndolo mucho, debemos contradecirle. En su libro “El laberinto español” es donde dice que la fecha de inicio del Ángel Exterminador es 1821 y añade que su mayor auge fue en 1834 bajo el mando del Obispo de Osma. El problema es que tras la muerte de Cavia en 1831 hasta 1848 no hubo sucesor y la sede quedó vacante, otro dato que se repite sin verificación.

Conclusiones sobre la sociedad secreta El Ángel Exterminador

Hay muchos datos relacionados con el Ángel Exterminador conectados con las novelas históricas que evidentemente tienen licencia para la invención aunque partan de datos reales. Por otro lado, hay repeticiones de documentación, algunas incluso que provienen de fuentes acreditadas, están faltas de verificación y son erróneas, pero se han repetido hasta la saciedad. Todo esto y algunas cuestiones que hemos arrojado en este artículo nos hacen dudar de la existencia del Ángel Exterminador.