¿Qué ideología nutre el movimiento surgido el 15 de mayo de 2011? ¿Es un fenómeno espontáneo o alentado por ciertos pensadores? ¿Cómo una plataforma gestada en las redes sociales supera en poder de convocatoria a las protestas sindicales del primero de mayo?

Los orígenes de las manifestaciones del 15-M

Enrique Dans, profesor de sistemas de información en el IE Business School y activista de la plataforma No les votes, apunta que "las movilizaciones en la Red en contra de la Ley Sinde fueron la chispa". El 10 de enero de 2011, nace el blog Democracia real.

Un mes después, varios blogs publican un manifiesto denominado Mayo del 68 en España y surge la "Plataforma de coordinación de grupos pro-movilización ciudadana" en el seno de Facebook. Por su parte, los seguidores de No les votes en Twitter se unen masivamente a la cuenta Democracia real ya.

De las seis organizaciones que inicialmente secundan el movimiento (Anonymous, Asociación de Desempleados Adesor, Estado del Malestar, Ponte en pie, Juventud en Acción y No les votes) se pasa a más de 500. Tras las elecciones municipales, las manifestaciones siguen.

Pero, ¿qué ideología nutre este movimiento social 2.0? 

La ideología del movimiento 15-M

En octubre de 2010, el filósofo francés Stéphane Hessel publica un libelo de 30 páginas titulado "Indignez-vous!" (Indígnense!), un éxito editorial inesperado, con más de 500.000 ejemplares vendidos en el país galo. 

En nuestro país, Federico Mayor Zaragoza recoge el testigo de Hessel y en marzo de 2011 publica un manifiesto denominado "Delito de silencio", en términos y extensión similares (33 páginas), aunque más elaborado. Es justo reconocer que, aunque emula el formato tipo "panfleto", entre sus renglones se esconde un poeta.

El contenido de Indignaos de Stéphane Hessel

El autor de "Indignez-vous" invita al lector a la indignación y a la insurrección en contra de los valores financieros: "Os deseo a todos y cada uno de vosotros que tengáis vuestro motivo de indignación. Es algo precioso..." Para ello, no vacila en ribetear su discurso de tintes demagógicos y una comparación fuera de lugar: "Cuando algo nos indigna, como a mí me indignó el nazismo, nos volvemos militantes, fuertes y comprometidos". 

Hessel presta atención al auge de las organizaciones no gubernamentales y de movimientos sociales como Attac (Association pour la taxation des transactions financières), FIDH (Fédération International des Droits de l´homme), Amnesty... Y apunta: "es evidente que, para ser eficaz actualmente, es necesario aprovechar todos los medios modernos de comunicación".

Asimismo, identifica dos grandes desafíos: 

  • por un lado, la brecha existente entre los muy pobres y los muy ricos (calificándola como "innovación" (¿?) "de los siglos XX y XXI"); 
  • por otro, la situación de los derechos del hombre y el estado del planeta.

Se explaya en su indignación a propósito de Palestina, adoptando una postura ambigua respecto al terrorismo: "la reacción popular no puede ser solo no-violenta". Finaliza advirtiendo que la amenaza del nazismo no ha desaparecido por completo y arenga a una "insurrección pacífica contra los medios de comunicación de masas que no proponen otro horizonte a nuestra juventud que el consumismo de masas, el desprecio de los más débiles y de la cultura, la amnesia generalizada y la competición a ultranza de todos contra todos".

Delito de silencio, de Federico Mayor Zaragoza

El ex-Director General de la Unesco propone una nueva lectura de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y apuesta por un concepto más amplio de seguridad (ante las catástrofes naturales o provocadas). También resalta el poder de las nuevas tecnologías de la comunicación, que permiten la participación no presencial y favorecen lo que él llama "la gran transición: de súbditos a ciudadanos".

Movilización ciudadana

El autor entiende que la revolución virtual ya está en marcha. Condena la indiferencia e invita a adherirse a los foros y servicios que favorezcan la movilización ciudadana. Insiste en que la participación no presencial (a través de la telefonía móvil e Internet) representa un hecho histórico que ensancha la capacidad democrática de la ciudadanía y allana el camino hacia una "democracia genuina".

A diferencia de Hessel, Mayor Zaragoza apunta algunas soluciones para "arreglar el mundo". Sin embargo, son medidas contradictorias y de dudosa eficacia. Aunque insta a los ciudadanos a la acción, acaba por reforzar los viejos poderes: el de los políticos (para que "lleven las riendas en lugar de ceder a la presión de las instituciones financieras") y el de otras instituciones supragubernamentales (como el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio y el Banco Mundial del Comercio). También apuesta por la legalización de las drogas, acompañada de otros ajustes. 

Otras lecturas del movimiento 15-M

Las manifestaciones del 15-M hacen eco de todas estas ideas: indignación, democracia real, insurrección... El neurólogo y psiquiatra Boris Cyrulnik se declara "indignado de que (Hessel) nos pida que nos indignemos, porque la indignación es el primer paso del compromiso ciego. Hay que pedirnos que razonemos, no que nos indignemos". Y periodistas como Anne Fulda consideran el escrito de Hessel como "una especie de nuevo Pequeño Libro Rojo".

No caben engaños, aunque muchos ciudadanos lo secunden con entusiasmo e ingenuidad. Estamos ante un movimiento que, básicamente, busca sacudir las conciencias de quienes se abstienen de votar. 

Como señala Adrián Caballero, la izquierda sería la principal beneficiaria, al intentar "atraer a un buen número de abstencionistas para sus filas". A la vista de los resultados electorales, el movimiento (en la calle o en el ciberespacio) seguirá "en pie de guerra", al menos hasta las próximas elecciones generales. E intensificarán sus protestas (o no, según la fuerza política que las gane), reapareciendo en la vida política española en momentos cuidadosamente elegidos.

Bibliografía básica (Movimiento 15-M):

  • Hessel, Stéphane (2010): Indignez-vous!. Indigène Editions. Montpelier.
  • Hessel, Stéphane et Vanderpooten, Gilles (2011): Engagez-vous! Éditions de l´Aube.
  • Mayor Zaragoza, Federico (2011): Delito de silencio. Comanegra. Barcelona.