Los políticos cada vez más incómodos con las reivindicaciones del movimiento 15- M, iniciado por la plataforma ¡Democracia real Ya! Y ampliado después del éxito de las manifestaciones convocadas el 15 de mayo.

Los gobernantes catalanes a la cabeza de los políticos en contra el movimiento 15-M

La irresponsabilidad del consejero del interior de la Generalitat, Felip Puig, mostrada el día 27 de mayo de 2011 en el desalojo de la Plaza de Cataluña en el centro de la ciudad de Barcelona, ya llevó a la #acampadabcn a las primeras páginas de los diarios internacionales. Los miembros del movimiento 15-M han solicitado hasta la saciedad la dimisión de Felip Puig.

En el día de ayer los “Mossos d’Esquadra” (nombre de la policía catalana), mejor dicho los políticos que los mandan, rizaron el rizo infiltrando miembros de la policía entre los manifestantes para instigar a la violencia y al caos, justificando así la carga de los policías sobre los manifestantes pacíficos. Ver magnífico vídeo elaborado por uno de los asistentes a la manifestación, vídeo que ha dado la vuelta al mundo gracias a las redes sociales sobre todo de Facebook y Twitter y ninguneado por los medios de comunicación tradicionales.

AcampadaBCN y la movilización “Aturem el parlament”(Paremos el Parlamento)

En el parlamento catalán se iniciaba el día 15 de junio de 2011 el debate de los presupuestos del año entrante. Los políticos de la derecha, la mayoría gobernante, están preparando severos recortes en las prestaciones sociales a fin de equilibrar el déficit público, tal como imponen los mercados. Una vez más los mencionados recortes no figuraban en los programas políticos de los candidatos ahora miembros del gobierno.

Desde el día 14 la policía cerró por completo el Parque de la Ciudadela, donde entre otras instalaciones se encuentra el Parlamento de Cataluña y el Zoo de Barcelona.

Los acampados se manifestaron a las puertas del parque, fuertemente custodiado por la policía. Algunos de los manifestantes, acudieron en grupos procedentes de los barrios de Barcelona y de las poblaciones cercanas. Por la noche una parte de los indignados pernoctaron delante de la puerta situada en el Paseo Picasso.

A primeras horas de la mañana ya empezaron los intentos de los “mossos” por dispersar a los manifestantes. A la llegada de los diputados al Parlamento han sido increpados por los manifestantes y algunos de ellos agredidos con agua y pintura. Parece ser que la mayoría de las agresiones han sido provocadas por personas ajenas a la manifestación. Después y tras unos altercados provocados por infiltrados de la propia policía, los Mossos d’Equadra han vuelto a cargar contra los manifestantes indefensos, disparando bolas de goma al grueso de los manifestantes. Más de 30 personas han sido atendidas en los hospitales.

Todos los partidos tanto de derecha como de izquierda en contra de “Aturem el Parlament”

A pesar que los partidos de izquierda son mucho más receptivos a las reivindicaciones del movimiento 15-M, se encuentran colegiados con los demás políticos y por ello también puestos en el punto de mira de los indignados.

Ninguno de ellos es capaz de dar un paso al frente y situarse al otro lado, no entienden que ya hay muchísimas personas hartas del estamento político en general, y no se sienten representados por ellos. La inmensa mayoría de los políticos de izquierda se han plegado también a los dictados de los “mercados”: cientos de recortes en prestaciones sociales para salvar a los grupos financieros, socializando las pérdidas cuando nunca socializaron los beneficios.

Hay miles de razones para increpar a los políticos:

  • Aprobar recortes negados en las campañas electorales.
  • Siguen subiendo el sueldo de sus ayudantes y jefes de gabinete.
  • No acuden a todos los plenos y se ausentan de ellos cuando hablan los partidos minoritarios.
  • Cientos de políticos acusados de corrupción ocupando escaños en las instituciones.
  • 5.000.000 de parados
  • El 43% del paro juvenil
La lista es demasiado larga, pero quizás les convendría reflexionar a los políticos sobre su papel en esta sociedad.