En el templo del cabaret, cuando se apagan las luces el espacio se ilumina con vivaces luces de colores. Todos los encantadores rincones quedan al descubierto, sobre todo los lugares en que el deseo se hace presente y expande su aromático perfume a juventud eterna. El tiempo pasado posible e imposible, real o fantaseado, llega en las briosas alas de los años veinte, la promiscua vitalidad del cabaret berlinés de entreguerras y el desenfreno de los tiempos modernos...

El más antiguo cabaret español llega por primera vez a Madrid con su carga de historia y de presente, restaurado y modernizado, para atraparnos con sus pícaras bailarinas-cantantes-actrices: cuerpos cautivantes que invitan al espectador a convertirse en protagonista de un viaje fabuloso junto a los artistas de El Molino en su nuevo show Live in Burlesque, en el que se unen con mucha gracia y gran desparpajo: el erotismo, la música, el baile y la comedia.

La rompedora picaresca de El Molino

El burlesque se reinventa y presenta con una identidad propia en este espacio mítico, emblema de la Barcelona hedonista y verdadera enciclopedia de la picardía. Nació del burlesco italiano alrededor del siglo XVI: una forma preferentemente burlona, divertida, audazmente extravagante acerca de las pasiones sexuales y los juegos "aparentemente" prohibidos en la hipócrita buena sociedad de todos los tiempos.

Desde 1908 hasta la actualidad, el antiguo Petit Moulin Rouge, homenaje al Moulin Rouge parisino, ha sido un micromundo que ha visto pasar a numerosos artistas que se saltaron la censura y la política, la guerra y el hambre, ofreciendo a la España de todas las épocas una lección constante de libertad, de sublemación de artes populares y del erotismo más sano, y más alegre.

Infinidad de anécdotas enriquecen las Memorias de este Templo de las bajas pasiones donde poder reírse de nuestras propias fantasías y al mismo tiempo disfrutarlas. En sus orígenes los artistas trabajaban a cambio de pan, vino y litera para dormir detrás del escenario.

De todo hubo en la pequeña sala, restaurada en la actualidad para 250 espectadores. Fue sede del partido de Miguel Primo de Rivera, y durante la guerra civil fue gestionada por la CNT, Confederación Nacional de Trabajadores, de ideología anarquista, que igualó los salarios de todo el personal, cobrando lo mismo un camarero que la primera vedette.

En la época franquista se ordenó castellanizar el nombre: "Nada en francés y ¡¡¡nada de rojo!!!", dando lugar a El Molino, cuya picaresca debió tornarse bastante puritana según los cánones del nacional-catolicismo imperante. Pero el teatro se mantuvo en pie y aprovechó las pequeñas aperturas que se fueron dando. En la transición su éxito fue muy grande, pero hacia 1997 vivió la fuerte decadencia del género en todo el país.

Live in burlesque en Madrid

La mítica vedette y hoy anfitriona de El Molino, Merche Mar, es el eslabón que nos une al pasado de El Molino: protagonizó la última revista de 1997 y la primera de 2010, comienzo de una nueva etapa con el local remodelado con los mayores adelantos técnicos. Ayer, hoy y siempre mientras el nuevo burlesque viaja en un vibrante desfile de coreografías, cargadas de erotismo, de los bailarines del Team Molino.

"El espectáculo se desarrolla en torno a tres ejes: Vintage, Berlín y Gaudí-Circus, con los que queremos emocionar, divertir y sorprender. Hemos construido un show que contiene elementos de nuestro pasado de pluma y lentejuela, el pasado más vintage (es decir, clásico). Varios cuplés interpretados por Patricia Paisal nos ayudan a recordar. A su vez, Patricia protagoniza un número musical contemporáneo de la película Nine, homenaje a 81/2, de Federico Fellini quien visitó El Molino en 1985 y quedó absolutamente fascinado".

"El Cabaret por excelencia nos recuerda el Berlín de los años 30 del siglo XX y al renovado de comienzos del siglo XXI. Bajo el Gaudí-Circus desfila por escenario y platea el espectáculo en estado puro: acrobacias aéreas protagonizadas por el magnífico Raül Grau, el talento del actor Iván Labanda, números de burlesque, cuerpos esculturales, transformismo, plumas y lentejuelas, ligueros y corsés, cuplés y canción francesa, y hasta flamenco onírico de la mano del genial bailaor Amador Rojas, en un espectáculo en el que la sensualidad y el humor forman una deslumbrante pareja.

Live in Burlesque, El Molino en Madrid, única función en el Teatro Circo Price, el 22 de julio de 2012, a las 21,30 horas. Entradas: Tribuna baja, 16 euros; Tribuna alta: 20 euros; Mesa de pista (sin numerar): 30 euros. Descuento especial del 20 por ciento comprando las entradas antes del 15 de julio.